1. home
  2. /Divulgación

¿Por qué las botellas de cerveza son marrones?

Su color juega un papel fundamental y oculta una explicación científica

1 Minuto de lectura
Modelo, UFC And Rebuilding Together Renovate Cappy's Boxing Gym

La mayoría de las botellas de cervezas son de vidrio oscuro, principalmente marrón o verde

© GettyImages

El color elegido para embotellar la que es una de las bebidas más consumidas del planeta no es aleatorio ni tampoco una cuestión de azar. Si nos fijamos bien la cerveza siempre suele ir en botellas de vidrio de color marron o en su defecto verde, colores poco atractivos que esconden una explicación científica y que logran que este líquido tan preciado para algunos no pierda sus propiedades.

Terraza de un bar
En 2020, una persona consumió de media 50 litros de cerveza en España ©GettyImages

Si dejas una cerveza en un vaso transparente al sol cuando vuelvas pasada un tiempo prudencial esta desprende un olor bastante desagradable ya que al no estar protegida se produce una reacción de fotooxidación que hacen que su sabor se vea totalmente alterado. Es por ello que el color marrón es el que mejor protege las moléculas del lúpulo conocidas como iso-alfa-ácidos de la luz evitando que la incidencia directa de la luz estropee el producto.

Sin embargo, como hemos señalado anteriormente, también hay fabricantes que se han decantado por el color verde en sus botellas, ello se debe a la escasez de vidrio marrón hacia la Segunda Guerra Mundial, manteniéndolas después por una cuestión de imagen de marca.

La más multitudinaria fiesta de la cerveza se cancela por el coronavirus
Fue en el siglo XVII cuando se comenzó a proteger la cerveza de la luz solar ©GTres

Además de envasarse en vidrio, envase que se percibe como más amigable con el medio ambiente y se ve de mayor calidad para los consumidores, las latas también son otra opción para envasar la cerveza ya que no dejan pasar la luz aunque es posible que debido a un proceso conocido como envejecimiento térmico acabe echándose a perder antes que en el vidrio.

Y es que la cerveza es básicamente agua, cebada, a veces trigo, lúpulo y levadura, por lo tanto es un producto alimenticio, que está sujeto a perder su frescura teniendo que ser bien almacenada, evitando su exposición al oxígeno y a las altas temperaturas.