1. home
  2. /Divulgación

Días de tensión entre los astrónomos tras detectar un asteroide que iba a impactar contra la Tierra

Según la observación inicial, el pasado mes de enero, el impacto iba a ocurrir el 4 de julio de 2023

2 Minutos de lectura
Agencia Espacial Europea

El pasado mes de enero, astrónomos de la Agencia Espacial Europea detectaron un asteroide de alto riesgo que se dirigía a la Tierra

© GettyImages

“En mis casi diez años en la ESA [la Agencia Espacial Europea] nunca había visto un objeto tan arriesgado”, confiesa Marco Micheli, astrónomo del Centro de Coordinación de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOCC, por sus siglas en inglés) de la ESA. El pasado mes de enero, él y sus compañeros vivieron días de auténtica angustia tras detectar un asteroide de gran tamaño, de unos 70 metros, que se dirigía directo a nuestro planeta y que podría causar daños reales en un área local en caso de impacto.

Parecía que se dirigía a la Tierra
En la imagen, el asteroide 2022 AE1 que astrónomos de la ESA detectaron en enero y que parecía, en un primer momento, de alto riesgo para nuestro planeta ©EuropaPress

Las observaciones iniciales del asteroide, denominado ‘2022 AE1’, mostraron un impacto potencial en la Tierra el 4 de julio de 2023, una fecha demasiado próxima como para tener posibilidad de reacción desde las agencias espaciales del planeta: no había tiempo suficiente para intentar desviarlo.

De manera preocupante, la posibilidad de impacto pareció aumentar en función de los primeros siete días de observaciones, seguido de una semana dramática “en la oscuridad” cuando la Luna llena eclipsó al impactador potencial, descartando más observaciones.

A medida que la Luna se movía a un lado, los cielos se oscurecieron y el NEOCC echó otro vistazo, solo para descubrir que la probabilidad de impacto estaba disminuyendo drásticamente. Desde entonces, se ha confirmado que 2022 AE1 no impactará en la Tierra y se eliminó de la lista de riesgos de la ESA. Entonces, ¿cuál es la historia detrás de la emoción y cómo podemos confiar en este riesgo de impacto aparentemente “serpenteante”?

“Fue emocionante rastrear 2022 AE1 y refinar su trayectoria hasta que tuviéramos suficientes datos para decir con certeza que este asteroide no golpeará“, explica Micheli. El asteroide tenía el rango más alto en la escala de Palermo que hemos visto en más de una década, alcanzando -1,5”.

Astronomía
Según las primeras observaciones, se trataba del asteroide más peligroso para la Tierra observado en más de una década ©GettyImages

¿Qué es la escala de Palermo?

Los defensores planetarios utilizan la escala de Palermo para categorizar y priorizar el riesgo de impacto de los objetos cercanos a la Tierra (NEO) al combinar la fecha potencial del impacto, la energía con la que golpearían y la probabilidad del impacto.

Hay asteroides que ciertamente golpearán la Tierra, pero son tan pequeños que son casi imperceptibles mientras se queman en nuestra atmósfera. Otros podrían ser asteroides gigantes a nivel de extinción que podrían causar un daño inmenso pero que viajan en órbitas alrededor del Sol que son completamente seguras.

Los valores inferiores a -2 en la Escala de Palermo reflejan eventos sin consecuencias probables; aquellos entre -2 y 0 indican situaciones que ameritan un seguimiento cuidadoso, y los valores positivos generalmente indican situaciones que ameritan cierto nivel de preocupación.

“Me sorprendió al principio cuando escuché sobre el asteroide con una calificación de -1.50, ya que es muy raro tener una escala de Palermo tan alta. Sin embargo, no estaba demasiado preocupado porque recibimos notificaciones como esta, aunque en un nivel más bajo, pocas veces al año”, explica Luca Conversi, gerente de NEOCC.

Aunque algunos observadores entusiastas han seguido monitoreando el asteroide, lo que confirma los resultados de la ESA, ahora sabemos que a principios de julio de 2023, el asteroide 2022 AE1 pasará cerca de la Tierra a una distancia de unos diez millones de kilómetros (+/- un millón de km) - más de 20 veces la distancia de la Luna.