1. home
  2. /Divulgación

Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia: ‘Son alarmantes los estereotipos en las profesiones científicas’

Entrevistamos a Clara Amechazurra, Head of Content de Freeda España, sobre las barreras que las mujeres siguen encontrándose en las llamadas carreras STEM

4 Minutos de lectura
Laboratorio

Solo un 30 por ciento de las personas que se dedican a carrearas científicas en el mundo son mujeres, según la UNESCO

© GettyImages

Con motivo del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebra este 11 de febrero, entrevistamos a Clara Amechazurra, Head of Content de Freeda España, quien no solo expone la situación actual de la presencia femenina en profesiones científicas, claramente en desventaja frente a sus compañeros varones, sino también qué hacer para que eso cambie y cómo fomentar que las niñas, desde pequeñas, se sientan atraídas por carreras del área STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

¿Cuáles son las principales barreras que las mujeres encuentran en el mundo de la ciencia?

La falta de referentes en la ciencia en los que fijarse, sería una de las principales barreras con las que se encuentran las mujeres desde que son pequeñas. Se hace más complicado que una niña a la que le interesa la ciencia se decida a tomar ese camino si no encuentra a alguien que la motive para ello. Para Freeda es fundamental mostrar estos modelos de mujer, de grandes profesionales de diferentes ámbitos para que las niñas deseen ser como ellas en un futuro.

Resultan alarmantes, además, los estereotipos que todavía giran en torno a estas profesiones. Si a las niñas se las predispone desde temprana edad a creer que no tienen las capacidades adecuadas para ser científicas, que solo por ser mujeres no son adecuadas para dedicarse a “los números”, se hace un daño irreparable en su autoestima, motivación y proyección.

¿Por qué hay un número considerable de científicas que abandonan sus carreras?

Hay diferentes factores. La falta de confianza en ellas mismas, el miedo al fracaso y la falta de referentes a los que seguir, sin duda juegan un papel importante en esto. No solo eso. Las presiones añadidas a las que las someten dentro de la misma sociedad por el hecho de ser mujeres también son clave. Esto no es algo que pase solo en el ámbito científico, por supuesto, pero muchas veces avanzar en sus carreras sigue siendo complicado a consecuencia de los prejuicios y los techos de cristal. Y es que, si de 934 Premios Nobel, 876 han sido entregados a hombres, solo 58 han sido otorgados a mujeres, y de ellos solo 22 han sido en categorías de Física, Química o Fisiología. Claramente hacen falta más nombres femeninos en esos listados, con mayor reconocimiento, que sus logros se hagan eco en la sociedad e inspiren. Que veamos muchas más mujeres en los libros de texto.

¿Cuáles son las desigualdades principales a las que se enfrentan las mujeres en la ciencia?

La brecha salarial y de género aquí es preponderante: en el mundo, solo un 30% de las personas que se dedican a carrearas científicas son mujeres, según estima la UNESCO. Porcentaje que está peor pagado por sus investigaciones, por lo que muchas de ellas se ven obligadas a abandonar sus profesiones para poder subsistir.

Tablet computer
Las niñas necesitan referentes femeninos en carreras del área científica y tecnológica ©GettyImages

¿Cómo pueden las redes sociales fomentar el interés de las jóvenes hacia carreras STEM?

Las redes sociales tienen un valor incalculable a la hora de penetrar en la sociedad, y más en base a estos temas. Es fundamental que exista una promoción social del potencial femenino que hay en España, y de subrayar los logros y aportaciones que las mujeres han hecho a la ciencia a lo largo de los años. Si echamos la vista atrás nos damos cuenta de que ese valor es tremendo: Hipatia de Alejandría, Marie Curie, Emmy Noether o Margarita Salas forman parte del listado de las mujeres científicas más importantes de la historia. Las redes sociales pueden ser el altavoz de esas mujeres que hoy serán los referentes del mañana, y debemos aprovecharlas para eliminar clichés asociados al género y promover cada día la presencia de la mujer en carreras científicas.

¿Por dónde hay que empezar para darles la visibilidad que merecen a las mujeres científicas?

Igualando el acceso a puestos de trabajo de carreras STEM, y a altos puestos de responsabilidad directiva, otorgando premios y reconocimientos a mujeres científicas que pongan en valor sus múltiples aportaciones al mundo de la ciencia. Nombramientos y apariciones de mujeres STEM en medios de comunicación y plataformas digitales, como se lleva promoviendo en Freeda desde sus inicios. Necesitamos ver sus nombres, conocerlas.

¿Qué debería cambiar en la educación para que las niñas, desde pequeñas, se vean atraídas por la ciencia?

Aquí volvemos una vez más a los referentes. Ya no solo en las películas y en los libros, algo que es fundamental. También en los libros de texto necesitamos ver estas historias transmitidas a las niñas y los niños. Para que ellas se vean reflejadas y ellos asuman como algo completamente orgánico y normal que hay científicos, sí y también científicas. También hay que avanzar en los mensajes que se transmiten desde las familias. Los niños y las niñas tienen que tener un lienzo en blanco en el que puedan pintar su futuro sin que se les pongan barreras por cuestiones manidas y falsas. No hay profesiones “de niños” o “de niñas”. Es durante esos años cuando las niñas absorben esas afirmaciones y terminan por creerse menos capaces que los niños si no se les facilita el acceso o se les pone en contexto de los referentes femeninos en carreras STEM.

El 48 % de la producción científica española incluye la firma de una mujer, pero solo el 20 % de las investigadoras encabezan las publicaciones. ¿Por qué ocurre esto?

El techo de cristal existe y las carreras científicas no iban a ser una excepción. Las directivas y los liderazgos suelen estar copados por profesionales masculinos, aunque haya muchas mujeres igual de capaces en la retaguardia y en el trabajo duro. Esto es algo que tiene que cambiar ya. Un estudio del CSIC afirma que el 60% de sus becas son otorgados a mujeres, pero solo un 25% alcanzan un escalón alto como profesores de investigación. Hay mucho talento que se pierde por el camino.

Laboratorio
Clara Amechazurra considera fundamental subrayar los logros y aportaciones que las mujeres han hecho a la ciencia a lo largo de los años. ©GettyImages

¿Me podrías decir tres grandes científicas de nuestros días cuyos nombres deberíamos conocer todos y cuyo trabajo no está recibiendo el reconocimiento que merece?

Margarita Salas, fallecida en 2019. Fue una apasionada de la biología molecular. Tuvimos el enorme privilegio de entrevistarla en Freeda.

Rosa Menéndez, química. Fue la primera mujer en presidir el CSIC desde su fundación en 1939, cargo que ostenta desde 2017. Su labor investigadora está relacionada con el campo de la energía y los materiales.

Elena García Armada, creadora del primer exoesqueleto biónico infantil, peto con un robot integrado que interpreta los movimientos de los niños con parálisis cerebral y enfermedades neuronales de manera que, al interpretarlos, mejora notoriamente su autonomía.

Y podemos hablar de muchas más. María Blasco, referente absoluto, bióloga molecular y actual Directora Científica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, o las más jóvenes, como la investigadora Maitane Alonso.