1. home
  2. /Divulgación

Con tizas y carboncillo: así crea David Zinn sus increíbles obras de arte en 3D que dan vida a las calles

Sus personajes más famosos son Sluggo (un monstruo verde) y Philomena, una cerdita voladora

2 Minutos de lectura
Arte callejero hecho con tiza

Sus personajes comenzaron a aparecer en Michigan en 1987 mientras trabajaba para algunas firmas comerciales

© davidzinn

Una boca de riego, una alcantarilla, una valla o el propio suelo. Casi cualquier elemento del entorno urbano puede ser un potencial lienzo para David Zinn, un artista que se basta de sencillas herramientas para dar vida a creaciones tan increíbles que parecen reales. Y es que con una caja de tizas llena de vida las calles.

Todo comenzó en 1987. Fue entonces cuando David Zinn empezó a utilizar las calles como su particular soporte para las creaciones que nacían de sus manos. Es autodidacta y apuesta por un arte sin límites. Algo en lo que se asienta su estilo: emplea tizas para demostrar que esta disciplina no tiene por qué estar limitada a unos cuantos que disponen de caros materiales y solo exponen en espacios muy íntimos, galerías o museos: “Sabíamos dibujar con tizas antes de aprender a leer”.

Al mismo tiempo que ejercía como artista independiente para firmas comerciales, sus personajes callejeros empezaron a aparecer por las calles: primero en Michigan (Estados Unidos), pero después ha viajado con ellos a Nueva York y a otros países como Taiwán o Suecia.

Arte callejero hecho con tiza
Además de tizas y carboncillo, David Zinn emplea objetos que se encuentra en el entorno urbano ©davidzinn

Obras temporales

Como decíamos, la particularidad de su estilo que emplea tizas y carboncillo: con ellas elabora ilustraciones en 3D ayudado, eso sí, por los objetos que encuentra en el panorama urbano. Interactúa con el entorno a través del suelo, de los ladrillos de las paredes o de las hojas caídas de un árbol.

La improvisación y la temporalidad son parte de su discurso. Sus obras no son duraderas porque los materiales que emplea no lo permiten. A pesar de ello, las fotografías de sus obras las hacen permanentes… y populares. Cada vez es más fácil cruzarse con una de sus creaciones en las redes sociales, donde él mismo las comparte acompañadas de pequeñas historias.

Arte callejero hecho con tiza
Aunque empezó en Estados Unidos, sus obras han vaiajado a otros países como Suecia y Taiwán ©davidzinn

Sluggo y Philomena

Hay dos personajes especialmente populares porque son los que más reproduce: Sluggo (un monstruo verde) y Philomena, una cerdita voladora. No son los únicos: les acompañan ratones, osos, peces, gatos, leones, alguna lagartija…

Para darles vida utiliza una técnica llamada ‘anamorfosis pareidólica’ que obliga al espectador a ponerse en una única posición correcta para que las obras puedan apreciarse correctamente. Y es que solo desde este punto de vista específico, Sluggo, Philomena y compañía serán tan reales que parecerá que están andando por la calle o mirándonos desde una esquina.

tags: