1. home
  2. /Divulgación

¿Quién fue la ‘Venus de Asia’?

La belleza de la reina de Irán conquistó a Cecil Beaton pero no hizo feliz al Sha

3 Minutos de lectura
Queen of Iran

Fawzia nació princesa de Egipto, pero los problemas internacionales la llevaron a convertirse en la primera esposa del heredero del trono de Irán

© GettyImages

Fue una de las más bellas soberanas del siglo XX. Comparada con la mismísima Vivien Leigh. Fawzia nació princesa de Egipto, pero las complejas relaciones internacionales del periodo de entreguerras la llevaron a convertirse en la primera esposa del heredero del trono de Irán, el futuro Sha de Persia: un matrimonio de conveniencia. Ella nunca se acostumbró a una corte anclada en costumbres ancestrales ni a la vida en Teherán. En sus cerca de diez años de matrimonio no concibió el hijo varón que todos esperaban. Repudiada y aliviada regresó a su país. La leyenda de la maldición de los Pahlevi no había hecho más que comenzar.

Shah Of Iran
A pocos meses de comenzar la Segunda Guerra Mundial, Fawzia se casaba con Mohamed Reza Pahlevi ©GettyImages

Fawzia nació en Alejandría en 1921 cuando faltaban pocos meses para que Egipto consiguiese su independencia como Reino. Era la hija mayor de Fuad I y hermana de Faruk. Su madre, la intrigante Nazli Sabri, ejerció una fuerte influencia sobre ella y sus hermanas pese a que su infancia transcurrió en internados suizos. Eran días en los que se trataba de dar una apariencia de occidentalización a la nueva familia real y de modernización de un país de fortísimos contrastes sociales.

Fawzia tenía una exótica melena negra y unos ojos de azul intenso que la convirtieron en la princesa más guapa de su tiempo. Pero era, sobre todo, la candidata perfecta para unir dos dinastías carcomidas por problemas internos: los Alí que gobernaban Egipto desde comienzos del siglo XIX y los advenedizos soberanos de Irán, carentes de todo abolengo. El 15 de marzo de 1939,a pocos meses de comenzar la Segunda Guerra Mundial, Fawzia se casaba en el palacio Abdín de El Cairo con un jovencísimo Mohamed Reza Pahlevi. Ella, árabe sunita. Persa shiíta, él. Y ninguno de los dos había cumplido veinte años.

Egyptian Princess Weds Crown Prince of Iran
Era la princesa árabe más bella de la época, comparada con la mismísima Vivian Leight y eso su futuro marido, al que conoció un día antes de la boda, lo sabia ©GettyImages

Irán, el legendario Imperio Persa, atravesaba momentos de incertidumbre política. Fuertemente condicionado por la presencia británica y los intereses estratégicos rusos, se convertía en un punto de conflicto en un tiempo de rivalidades territoriales en las que empezaba a entrar en juego el petróleo. El padre de Mohamed -autoproclamado Sha en 1925 tras derrocar a la antigua dinastía turca mediante un golpe de Estado- parecía mostrar simpatías por la Alemania nazi que chocaban con las conveniencias imperialistas en Oriente Medio. Los ingleses no dudaron en forzar su abdicación: “Nosotros los pusimos, nosotros lo quitamos” dijo Churchill. Era el año 1941 y así comenzaba el reinado del Sha. A su lado, una impresionante Fawzia convertida en reina. Pocos meses después era retratada por Cecil Beaton para una portada de la revista Life que daría la vuelta al mundo y le valdría el sobrenombre de la “Venus de Asia”.

Concibió a una hija, pero nunca al esperado varón

Fawzia nunca se adaptó a su nueva condición; jamás aprendió persa –en la Corte hablaban en francés- siguió vistiendo los mejores modelos de alta costura de París y añorando sus viajes por Europa. A los pocos meses de su boda tuvo una hija, la princesa Shahnaz, pero el varón necesario para perpetuar la dinastía no llegó. Y si un divorcio enmascarado bajo el argumento de problemas de salud. “El clima persa ha puesto en peligro la salud de la soberana”, decía el comunicado. Fawzia volvió a Egipto. El Sha contraería otros dos matrimonios también con mujeres occidentalizadas y bellísimas, Soraya y Farah Diba. Tras un intento de modernización y liberalización en el país impulsado por los Estados Unidos en pleno proceso de Guerra Fría, llegó la “Revolución de los ayatolás” que mandó al exilio a toda la familia imperial en 1979.

En Egipto las cosas no fueron mucho mejor. Fawzia se instaló en la opulenta –y corrupta- corte de su hermano Faruk y contrajo un segundo matrimonio, ahora con un coronel exministro de Guerra y Marina. El país sufrió una humillante derrota en la guerra contra Israel y en 1953, una rebelión militar liderada por Nasser acabó con la monarquía e instauró la república. La antigua familia reinante se exilió en Suiza y parte de sus propiedades fueron confiscadas. Fawzia pudo volver a El Cairo cuando el gobierno lo autorizó a finales de los 70. Falleció en julio de 2013 a los 91 años.