1. home
  2. /Divulgación

Narriman Sadek: ¿quién fue la última reina de Egipto y Sudán?

Su traje de novia en 1951 costó varios millones de francos

3 Minutos de lectura
Narriman Sadek

Narriman Sadek nació en El Cairo en 1933 y murio en 2005 a los 72 años

© GettyImages

Fue la segunda esposa del extravagante rey Faruk. Con su boda algunos quisieron ver reforzada la monarquía, aunque en el fondo todos buscaban un heredero varón. Se casó muy joven, pero estuvo pocos años en el trono. La revolución de los militares de Nasser terminó con su reinado y se marcharon al exilio. Plenamente integrada en la vida occidental, se divorció y aún vivió para contraer un segundo matrimonio. Pudo regresar a su país, pero atrás habían quedado las joyas y los palacios de otro tiempo. Su última residencia fue un sencillo apartamento en el barrio de Heliópolis en El Cairo.

King Farouk Posing with New Bride
La ceremonia se celebró en 1951 por el rito musulmán por lo que no asistió la novia ©GettyImages

Narriman Sadek nació en El Cairo en 1933 en los días en los que ocupaba el trono el rey Fuad I con la ambiciosa Nazli Sabri. Todavía el Imperio Británico ejercía un férreo control político sobre el territorio. Era hija de un alto funcionario de la administración egipcia pero no pertenecía a los entornos palaciegos. Aunque el país empezaba a adoptar leyes liberales y una constitución, los grupos nacionalistas cobraban fuerza. Narriman era apenas una niña cuando falleció el Rey y su hijo, Faruk (1920-1965) se hizo cargo de la corona en 1936. Pocos meses después, el nuevo soberano se casaba con Farida y de ese matrimonio nacerían tres hijas, las princesas Ferial, Fawziya y Fathinya. Formaban una pareja atractiva y seductora, pero Egipto necesitaba un heredero varón sobre todo desde que las dificultades con el partido Wafd fueron en aumento.

En 1948 llegó el divorció y la aparición de una desconocida Narriman Sadek. Ella apenas había cumplido los diecisiete años, pero era una unión con la que se pretendía sumar simpatías a la causa de la monarquía en un país en el que la fuerza del nacionalismo y el socialismo era cada día más voraz. La derrota egipcia en la guerra árabe-israelí no había hecho más que aumentar el descontento del ejército con un rey corrupto dado al despilfarro, el caviar y los coches caros. Su reinado se había convertido en el de un déspota oriental moderno. Narriman era bonita, joven e inexperta. Dicen que se conocieron en una joyería cuando ella estaba con un primer prometido para comprar el anillo de compromiso. Al ver al rey, todo cambió. ¿Quién iba a oponerse a los caprichos de Faruk?

La boda fue grandiosa. La ceremonia se celebró en 1951 por el rito musulmán por lo que no asistió la novia. Poco después, una tímida Narriman, recorría las calles de la capital abarrotadas de personas que la vitoreaban para dirigirse al Palacio Real de Abdin y ocupar el trono al lado del monarca. Lucía un magnífico traje satinado con incrustaciones de diamantes y recubierto de joyas. El modelo había sido confeccionado en una de las mejores casas de costura parisinas y según la prensa que había costado varios millones de francos. Pronto nació el ansiado heredero, el príncipe Ahmed Fuad, pero los problemas políticos iban en aumento.

Le roi Farouk en famille
El Rey Faruk tenía tres hijas de su anterior matrimonio con la reina Nazli Sabri ©GettyImages

Faruk no se entendía con el presidente Mustafá Nahas y la inestabilidad del gobierno desemboca en un golpe de estado de iniciativa militar que se desarrolló en la noche del 23 de julio de 1952. El Rey abdicó precipitadamente en su hijo que tenía apenas seis meses y quedó a cargo de una junta de generales. Narriman y Faruk partieron al exilio en el yate real “Mahrussa” aunque aquel experimento para salvar la monarquía iba a durar muy poco. El 18 de junio de 1953, el general Naguib anuncia el fin de la dinastía y proclama la República.

La pareja destronada se estableció en Mónaco, aunque pronto llegó el divorcio. Las excentricidades y amoríos del antiguo soberano iban a llenar, desde entonces, las páginas de los periódicos del mundo entero. Dicen que su afán por las comidas opíparas era enfermizo. Pero Narriman no se quedó atrás. En 1954 volvía a casarse, ahora con un médico también egipcio, con el que tendría su segundo hijo. Regresó a El Cairo ya sin el oropel de otro tiempo y falleció en 2005 en el hospital cairota de Dal al Fuad a los 72 años tras someterse a una operación por una embolia cerebral.

tags: