1. home
  2. /Divulgación

Farida de Egipto: repudiada por no tener un varón

Fue la primera esposa del Rey Faruk junto al que se convirtió en madre de tres hijas

3 Minutos de lectura
Queen Farida Of Egypt In 1945

Se convirtió en Reina consorte de Egipto cuando apenas había cumplido los dieciocho años

© GettyImages

Lo tuvo todo y murió sin nada. Se convirtió en Reina consorte de Egipto cuando apenas había cumplido los dieciocho años. Disfrutó de una vida de lujo y oropel en El Cairo en unos días en los que el país trataba de abrirse a la modernidad. Durante una década vivió en palacios y lució las joyas más fastuosas, aunque soportando las excentricidades de su marido. Tuvo tres hijas, pero la ausencia de un heredero varón provocó el divorcio. Vivió marcada por el destino trágico de su familia en el exilio desde que una junta de militares dirigida por Nasser, proclamó la República en su antiguo Reino.

Farouk 1St Marrying Farida Zulfikar In 1938
En un viaje a Londres, en 1937, conoció al Rey Faruk de Egipto, con el que contraerñia matrimonio y se convertiría en madre de tres hijas ©GettyImages

Safinaz Hanin Zulfikar nació en Alejandría en 1921. Pertenecía a la aristocracia local como hija de un magistrado de origen turco encargado de resolver los conflictos que enfrentaban a los no egipcios y a los egipcios. Su madre había ejercido como dama de la Reina Nazli, esposa del entonces monarca Fuad. La joven fue a la escuela y se educó en las costumbres propias de una sociedad que trataba de despertar a la occidentalización de la mano de la presencia británica aun cuando las tradiciones mantenían mucho arraigo entre las élites sociales. Hablaba francés e inglés y en uno de sus viajes a Londres, en 1937, conoció a quien se convertiría en su esposo: el Rey Faruk de Egipto. Ambos eran muy jóvenes.

Faruk reinada desde 1936, tras el fallecimiento de su padre. Él tenía apenas dieciséis años y era su madre, la Reina Nazli, quien ocupaba el primer puesto en la corte. Faruk era caprichoso, consentido y muy extravagante, aunque por entonces aún mantenía un porte estilizado y unos seductores ojos claros –resultado de su herencia albanesa- que le hacían parecer un galán. Safinaz y Faruk se casaron el 20 de enero de 1938 en el palacio Al-Qubba, entonces residencia real. Ella, conforme a costumbre, pasaría a llamarse Farida, en cumplimiento de la tradición de que todos los nombres de la dinastía debían llevar las mismas iniciales.

Queen Farida Of Egypt In Her Wedding Dress
Hija de una familia noble de la mediterránea Alejandría, Farida moriría en 1988 a consecuencia de una leucemia ©GettyImages

Eran una pareja apuesta, atractiva, que derrochaba lujo y poder. Con sorna -la prensa española, que atravesaba en esos días su cruenta Guerra Civil- llegó a afirmar que, con motivo del casamiento Hitler les había ofrecido un “cabriolet sport Mercedes Bentz de cuatro plazas” (Solidaridad Obrera, 23 enero 1938). Egipto tenía todavía mucha dependencia del Imperio Británico pero las simpatías del Rey estaban con el fascismo. Pese a ello con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, el país tuvo una ambigua neutralidad resultado, todavía, de la presencia de tropas inglesas sobre el territorio. En este tiempo, el matrimonio real fue muy criticado por negarse a apagar el alumbrado de su palacio de Alejandría durante los bombardeos italianos, contraviniendo los requerimientos militares. Pero el punto álgido de su brillo en sociedad llegó con el fastuoso enlace de la princesa Fawzia –hermana del Rey- con el Sha de Irán: una “boda imperial” como pocas se recordaban en el siglo.

Egipto trataba de modernizarse estableciendo la enseñanza obligatoria, el desarrollo agrícola y cierta sanidad pública. Pero el papel de la mujer seguía siendo muy precario, aunque en un vano intento de transformación, la Reina Farida pasó a ocupar funciones representativas y asistenciales como presidenta, entre otras, de la Media Luna Roja y hasta de la “Unión Feminista”. Pero era todo fachada: en 1949, tras haber dado a luz tres niñas durante sus diez años de matrimonio –Ferial, Fawziya y Fathinya-, el Rey Faruk la repudiaba por no parir varón. En pocas semanas, se firmó el divorcio.

reinas
La reina Farida junto al rey Faruk y una de sus tres hijas, la princesa Ferial ©CordonPress

Farida se quedó en El Cairo, en una villa en Gizeh, cerca de las Pirámides y el soberano contrajo un segundo matrimonio con Narriman Sadiq, que sí le daría un hijo. Las Princesas permanecerían al cargo de su padre y ella, perdió prácticamente la potestad. Pero en ese Egipto de ostentación, los contrastes sociales eran enormes y el pueblo se moría de hambre. La derrota en la guerra árabe-israelí se sintió como una nueva humillación y en 1952 llegó la revuelta de una Junta de Oficiales comandada por Nasser. En Egipto se proclamaba la República y Faruk se marchaba al exilio. El gobierno post-monárquico nacionalizó parte de los bienes de la corona y Farida se instaló durante unos años en Beirut (Líbano) y después en Suiza. De vuelta a Egipto en 1986, la antigua Reina recibió del gobierno, en compensación, un apartamento en la zona residencial de Maadi. Falleció en el hospital de El Cairo, el 16 de octubre de 1988 a consecuencia de una leucemia.

tags: