1. home
  2. /Divulgación

Nazli Sabri: primera Reina de Egipto

Se casó con el Rey Fuad I en 1919

3 Minutos de lectura
reina Nazli Sabri

© GettyImages

Podría parecer que su vida, de lujo y oropel, era fascinante. Nada más lejos de la realidad. Obligada a casarse con un hombre al que nunca amó y con la única misión de concederle un heredero varón, la reina Nazli coqueteó con el suicidio y terminó despojada de sus títulos de realeza por su propio hijo, Faruk I. Fue suegra del Sha de Irán, tras concertar un matrimonio que también terminó en desastre y vió como otra de sus hijas, la princesa Fazia, moría a manos de su propio marido días antes de que fuese autorizado su regreso a Egipto tras años de exilio. Lució las joyas más deslumbrantes del planeta, pero la tragedia la acechó de cerca.

König Farouk
El rey Farouk con su esposa, la reina Farida y su madre, la reina Nazil, en un banquete de bodas ©GettyImages

Egipto era un protectorado británico desde que a finales del siglo XIX había conseguido, más o menos, librarse de omnipresencia del Imperio Otomano. Nazli Sabri pertenecía a una de esas “buenas familias” de ascendencia turca y medio francesa que integraban el organigrama del poder: su padre era Ministro de Agricultura y ella, que había nacido en 1894, se educó en El Cairo y Alejandría, hasta que la muerte prematura de su madre, la llevó a un internado en París. Aunque creció en las creencias musulmanas, su educación era absolutamente occidental, algo por otra parte, propio de las élites sociales de entonces. No era guapa, pero tenía buen porte y la dote suficiente para ser entregada en matrimonio a un primo lejano, del que se divorciaría apenas unos meses después, algo también endémico en los círculos poderosos de los Pashas.Vino después un compromiso fallido hasta que el entonces sultán de Egipto y de Sudán, la conoció en la ópera. Fuad tenía entonces cincuenta y un años y acababa de divorciarse de su primera esposa. Nazli, veinticinco. Se casaron en 1919, apenas unos meses después de que terminase la Primera Guerra Mundial. El 15 de marzo de 1922, Egipto se convertía en Reino y ellos, en sus soberanos.

Fuad se había educado en Nápoles donde su padre, el jedive Ismail, había sido desterrado en 1879. Pasó algunos años en un colegio de Génova y entró en la Academia Militar de Turín de donde salió oficial de artillería al servicio del Rey Humberto. Luego se alistó en el ejército turco y fue enviado a Viena de agregado militar en la Embajada Otomana hasta que, a la muerte de su hermano Hussein en 1917, fue proclamado Sultán. Durante la Guerra, el protectorado inglés sobre Egipto había requisado ganado, cereales y reclutado levas y enganches, pero pocos años después, Fuad -con dotes diplomáticas- consiguió negociar cerca de las grandes naciones la independencia de Egipto. Durante los primeros meses de matrimonio, en los que el nuevo Reino se sigue adaptando a los mandatos indeclinables del Imperio Británico, Nazli vivió con la presión de ser devuelta al harén del Palacio de Abbasiya si no conseguía tener un hijo varón. Faruk nació en 1920 y años después, cuatro hijas que, con el paso del tiempo, le darían muchos quebraderos de cabeza.

FRANCE-EXHIBITION-LUXURY-JEWELLERY-STONE
Collar de platino y diamantes, que data de 1939 y perteneció a la reina Nazli de Egipto ©GettyImages

Nazli nuncase adaptó a su vida como Reina, relegada a exposiciones florales y escasos actos culturales mientras que Egipto adoptaba leyes liberales y una Constitución. Pese a sus malas relaciones, el matrimonio emprendió en 1927 un viaje a Europa en el yate real Mahroussa. Inglaterra veía como Egipto se le escapaba de las manos y obliga a Fuad a dar un golpe de Estado con el que, pretendían, frenar a los grupos nacionalistas que demandaban la libertad absoluta del Imperio.

Fuad muere en 1936. Le sucede su primogénito Faruk, de apenas dieciséis años. Aquellos fueron los años de mayor grandeza de Nazli, convertida en Reina madre y liberada del yugo de un matrimonio forzado. Se cuenta que encargó las joyas más fastuosas a Van Cleef & Arpels y negoció la boda de una de sus hijas con el joven Sha, Mohammad Reza Pahleví. A comienzos de los cincuenta viajó a Estados Unidos a recibir tratamiento médico y a apoyar el matrimonio de otra de sus hijas con un diplomático egipcio, cristiano copto y plebeyo, que no contaba con el visto bueno del Rey. No sabía entonces que su propio hijo las desposeería de sus títulos de realeza y que poco después, caería la Monarquía en Egipto a manos de un golpe militar protagonizado por el general Nasser en 1952.

Nazli se estableció en California. Primero en una lujosa residencia en Los Ángeles hasta que privada de todas sus riquezas, se mudó a un apartamento en el que falleció a los ochenta y tres años de un ataque al corazón en 1978. Decían que se había convertido al catolicismo. Pocos meses antes su hija había sido asesinada a tiros por su exmarido, aquel al que la Reina Nazli había dado su respaldo creyendo apoyar la felicidad de la princesa.