1. home
  2. /Divulgación

La historia de la botella Château d’Yquem: por qué Atrio tiene una de las bodegas más valiosas del mundo

Fue adquirida en una subasta de Christie’s celebrada en Londres en el año 2001

2 Minutos de lectura
Bodega

Según sus dueños, la bodega tiene 4.500 referencias en vinos de veinte países diferentes

© Restaurante Atrio

La bodega del restaurante Atrio de Cáceres volvió a ocupar titulares a finales de octubre, pero no por su valía sino por haber sufrido el mayor robo de su historia. Los ladrones se llevaron siete botellas de Château d‘Yquem, el mejor vino dulce del mundo, y 38 de la bodega Romanée Conti. Nombres que explican por qué esta colección figura entre las mejores del mundo y cuya ausencia deja, ahora, en una situación comprometida su valía.

Cuenta El Periódico de Extremadura que la bodega de Atrio es considerada por los enólogos como la Capilla Sixtina del vino: todos los que tienen cierto nombre en este mundo han recorrido este espacio cuya arquitectura firmada por Tuñón y Mansilla le proporciona un aura de lugar sagrado. Era, al mismo tiempo, todo un reclamo turístico que había puesto a Cáceres en las rutas de los más sibaritas.

Bodega
Se ha convertido en la mejor bodega de España y en una de las más prestigiosas a nivel tanto europeo como internacional ©Restaurante Atrio

La mejor bodega de España

No es para menos. Con 4.500 referencias en vinos de veinte países diferentes, acumula entre sus paredes más de tres siglos de cosechas: atributos que la han convertido en la mejor bodega de España y en una de las más prestigiosas a nivel tanto europeo como internacional. Tanto es así que en 2003 recibió el premio de la revista Wine Spectator. El millonario robo sufrido, no obstante, podría dejar en el aire esa reputación.

El valor de la bodega de Atrio reside en una inmensa colección donde algunas botellas tienen mayor protagonismo. Es el caso de algunas únicas de Gran Cru, las 23 de Petrus, las 25 de Haut-Brion, las 24 de Lafite-Rothschild, las 23 de Margaux o las casi cincuenta de Mouto Rothschild. Algunas de ellas datan de 1929 aunque no eran las más antiguas. Ese honor estaba reservado para la Château d’Yquem de 1806: “Han querido comprarla y yo decía que no estaba a la venta”, explicaba José Polo (propietario junto a Toño Pérez).

Bodega
En el año 2003 recibió el premio de la prestigiosa revista Wine Spectator ©Restaurante Atrio

La historia de la Château d’Yquem

Explicaba el dueño que ese ejemplar, el más valioso del botín que robaron los ladrones, había visto “el devenir de los 215 años más recientes de la historia: de guerras, de tiempos de paz y de la construcción de una Europa unida”. Más allá del valor económico, está el sentimental: tanto José Polo como Toño Pérez se consideraban los custodios de un tesoro… con una historia detrás.

Adquirieron la botella de Château d’Yquem en una subasta de Christie’s celebrada en Londres en el año 2001: por un ejemplar único en el mundo y codiciado por coleccionistas pagaron 12.000 euros. Sin embargo, en el traslado desde Reino Unido a España estuvo a punto de desaparecer porque se rompió por la zona del cuello.

José y Toño no se lo pensaron dos veces: protegida entre algodones y hielo, cogieron el coche y condujeron toda la noche desde Cáceres hasta Burdeos. Allí está la bodega de origen, donde el vino fue recorchado en un nuevo recipiente. Como recuerdo de la anécdota, en la bodega de Atrio se conservaba el recipiente original roto y el nuevo.