1. home
  2. /Divulgación

¿Cuál es el mayor riesgo de contagio en un supermercado? Un experto en aerosoles lo aclara

El prestigioso científico español José Luis Jiménez señala cuál es el mayor peligro que nos podemos encontrar en los establecimientos

2 Minutos de lectura
Supermercado

El mayor riesgo en el supermercado, y no está en las superficies

© GettyImages

Con el inicio del confinamiento por la pandemia del coronavirus, el supermercado era uno de los pocos lugares a donde los ciudadanos podían acudir. Se advertía de la importancia de tras hacer la compra que había que desinfectar todos los productos para evitar el riesgo de contagio, pero ahora se va conociendo más información sobre el comportamiento del virus y sobre su permanencia en determinadas superficies.

El científico español José Luis Jiménez, uno de los mayores expertos en aerosoles, ha advertido cuál es en realidad el mayor riesgo que se corre a la hora de hacer la compra en un supermercado y no es respecto a las superficies que se tocan en el establecimiento ni los objetos.

Según expone en una entrevista a ABC TV Paraguay, el mayor peligro reside en el aire y no en las bolsas, superficies o productos que se tocan. La periodista preguntó al experto si sobre una cuestión que se ha difundido mucho durante los últimos meses: “Conozco gente que va al supermercado y con alcohol rocía las latas, las lava con agua y jabón, o los paquetes, o las mismas bolsas que traen del supermercado. ¿Esto sería innecesario?”.

A lo que Jiménez responde: “Si uno va al supermercado, el peligro no está en las bolsas que trae, el peligro está en el aire que uno respira. Y lo que uno necesita es estar el menor tiempo posible en el supermercado, mejor ventilado, y con una mascarilla muy bien puesta”.

Los últimos estudios publicados certifican los pocos y casi nulos contagios registrados a través de superficies y Jiménez refuerza los resultados de estas investigaciones enfatizando que ya se sabe que contagian poco, pero eso sí, indica que hay que seguir lavándose las manos de forma continua, pero que no es necesario la desinfección de los productos “ni desperdiciar el dinero en desinfectar”.

LLEVAR BIEN COLOCADA LA MASCARILLA

Precisamente, hace unos días Jiménez volvía a ser noticia por alerta del grave error que estaban cometiendo muchos a al hora de ponerse la mascarilla. “Un hueco del 2% del área de la mascarilla deja pasar el 50% del aire sin filtrar”, destacó el científico, quien a través de sus redes sociales demostró de una forma muy gráfica cómo se propaga el virus cuando la mascarilla no está bien colocada y detalló que el peligro proviene de los pequeños huecos que quedan al descubierto y que provocan fugas.

“Si se llevan mal, por su forma, pueden crear mas huecos que las de tela buenas, y al final funcionar peor. Hacen falta campañas intensivas de educación sobre ajuste, incluido en centros de trabajo. Las FFP2 tienen un problema de diseño. El material se escoge para filtrar bien. Pero se le pide a ese mismo material que ajuste bien. Y eso es difícil. Las mascarillas son imperfectas, y reducen contagios, no los suprimen”, añade el profesor.