1. home
  2. /Divulgación

Leonor de Bulgaria y su boda tardía para mantener apariencias

Contrajo matrimonio a los 48 años con el viudo Fernando I, padre de cuatro hijos junto a María Luisa de Borbón-Parma

3 Minutos de lectura
realeza

La futura zarina nace el 22 de agosto de 1860 en el seno de la dinastía Reuss, una de las familias más antiguas de Alemania

© Agencia Estatal de Archivos de Bulgaria

Forma parte de ese elenco de soberanas que antepuso sus obligaciones a la felicidad personal. Fue la elegida para volver a desposar al viudo Fernando de Bulgaria cuando todos sabían que ese enlace respondía tan solo, a una maniobra diplomática para maquillar las escapadas amatorias y los comportamientos escandalosos del Zar. Los Balcanes atravesaban uno de sus periodos más conflictivos y la guerra azotaba a una Bulgaria recientemente independizada del Imperio Otomano. Pero Leonor supo volcarse en las actividades humanitarias y en la ayuda a los barrios más desfavorecidos de Sofía para llenar una vida personal marcada por la indiferencia de su esposo.

realeza
Leonor no solo tuvo que hacer frente a un matrimonio arreglado sino también a aceptar la doble vida de su marido, el zar Fernando I ©Wikipedia

Leonor de Reuss-Köstritz nació en la localidad de Trebsche, entonces en Prusia oriental, hoy Polonia. Era el año 1860 y los aires nacionalistas impulsados por Bismark comenzaban a materializarse en la creación de un único estado alemán. El suyo, el de Leonor, era uno de esos pequeños reinos donde su padre, Enrique IV, había optado por la anexión. La joven fue educada en el catolicismo y recibió una formación esmerada en música y cultura clásica. Pero no era agraciada, carecía del empaque regio que caracterizaba a otras princesas casaderas. Sus inquietudes, además, se inclinaban a las labores asistenciales en un tiempo en el que todavía se definían fronteras y cambiaban los límites territoriales de los países que componían Europa.

La muerte temprana de su madre la había sumido en un estado de profunda tristeza que la hizo abandonar, en parte, sus compromisos sociales. Leonor, sobrepasaba los cuarenta años y todavía permanecía soltera. Por eso, para muchos fue una sorpresa cuando se anunció a bombo y platillo su matrimonio con el entonces heredero y pronto Zar de una Bulgaria independiente que acababa de separarse del Imperio Otomano, aquel conglomerado étnico que era conocido como “el enfermo de Europa” y será el embrión de la Turquía moderna. Fernando I se había quedado viudo de su primera esposa, María Luisa de Borbón-Parma, con quien ya había logrado descendencia y garantizado la sucesión. Pese a la fama poco varonil que tenía el soberano, sus turbulentas vacaciones en la isla de Capri y los escándalos que sus amistades con oficiales del ejército búlgaro causaban en las cortes más tradicionales, Fernando era ya padre, entre otros, del futuro Boris III.

realeza
Leonor, con 48 años de edad contrae matrimonio con Fernando de Bulgaria el 28 de febrero de 1908 en Coburgo ©Wikipedia

La boda se celebró en Coburgo el 28 de febrero de 1908: Leonor tenía cuarenta y ocho años, Fernando era unos meses más joven. La nueva soberana sabía que su función ya no era aportan nueva descendencia a la dinastía Sajonia-Coburgo implantada en Bulgaria sino atender, educar a los hijos de su esposo y servir de tapadera a los sonados escarceos que continuaba protagonizando un soberano aficionado, además, a la jardinería y la botánica. Ella no daría ningún vástago a su regio consorte. Pero la situación política era entonces muy inestable y especialmente conflictiva en los Balcanes. Leonor se unía así al conjunto de reinas que, como Milena de Montenegro, Isabel de Rumanía, Olga de Grecia y la princesa Elena de Serbia iban a protagonizar unos años marcados por los enfrentamientos y las guerras que anticipan el gran desastre de 1914. Mientras sus esposos, hijos y ejércitos luchaban por sus reivindicaciones, ellas fundaban hospitales de campaña y hacían “germinar un poco de ternura, de esperanza y dulzura femenina” (La Ilustración Artística, 11 noviembre 1912). Durante todo este tiempo, Leonor se volcó en la ayuda a los soldados heridos y participó activamente en labores sanitarias impulsadas por la Cruz Roja.

Cuando empezó la Gran Guerra y Bulgaria se alineó con los Imperios Centrales luchando de la mano de Alemania y Austria-Hungría, la actividad de la reina Leonor se intensificó todavía más. Agotada, fallecía en la ciudad búlgara de Euxinograd el 12 de septiembre de 1917. Dos años después, su marido, el Rey Fernando I se veía forzado a abdicar acusado de haber llevado al país a la derrota. Le sucedía su hijo Boris III que en 1930 contraería matrimonio con la princesa italiana, Juana de Saboya, última zarina de Bulgaria.