1. home
  2. /Divulgación

La especie animal viva más antigua se recupera gracias a la investigación de dos alumnas de Bachillerato

Se trata del ‘Triops cancriformis’, un crustáceo branquiópodo que convivió con los dinosaurios

2 Minutos de lectura
Es un crustáceo branquiópodo

Están trabajando su cría en cautividad para dar lugar a nuevas poblaciones en lugares que estén protegidos

© Wikipedia

El ‘Triops cancriformis’ es una especie con una historia de miles de años que, ahora, está en peligro. Su progresiva desaparición en las dos últimas décadas ha sido motivo suficiente para que la Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Comunidad Valenciana hiciera de su estudio y protección una de sus misiones. Un proceso en el que la investigación de Patricia Marco Gaya y Alba Serrano García, dos alumnas de Bachillerato, ha sido fundamental.

Hablamos del crustáceo branquiópodo considerado como la especie animal viva más antigua de la Tierra ya que convivió con los dinosaurios. Tal y como explica Europa Press, viven en grandes charcos de lluvia que tardan un par de meses en secarse. Por esta razón su ciclo vital es corto y acelerado: nacen del barro seco en cuanto cae la lluvia y ponen huevos en la tierra encharcada a partir de los quince días de vida.

Una investigación genética de la Universidad de Valencia liderada por Julia Risueño y Ferrán Palero ha concluido, además, que existen dos especies de ‘Triops cancriformis’. Por lo tanto, la conservación de los hábitats de charcas temporales es especialmente importante para la especie animal viva más antigua de la Tierra.

Es un crustáceo branquiópodo
Existen un par de especies y han sobrevivido gracias a la resistencia de sus huevos ©GettyImages

¿Cómo ha sobrevivido?

El objetivo es que no desaparezca y para ello, el Centro de Conservación de Especies Amenazadas de la Comunidad Valenciana, ubicado en El Palmar, es el encargado de liderar su cría en cautividad. A esto hay que añadir la creación de nuevas poblaciones en lugares protegidos (como el Parque Natural de la Sierra de Espadán) y la difusión de su existencia para ser conscientes de su problemática.

En este contexto surge la investigación de Patricia Marco Gaya y Alba Serrano García: Triops Cancriformis: how to survive at climate change. Un trabajo en el que explican cómo esta especie ha sobrevivido gracias a la resistencia de sus huevos y que ha sido premiado en el concurso de la Unión Europea para Jóvenes Científicos así como en otros certámenes nacionales e internacionales. Ambas han participado en la cría en cautividad de ejemplares de este crustáceo y gracias a sus conclusiones, se está investigando la forma de recrear el material de los cascarones para emplearlo como aislante térmico en la construcción.

tags: