1. home
  2. /Divulgación

Pedro Alonso, el científico asturiano cuyo papel ha sido clave para desarrollar la histórica vacuna contra la malaria

Creó el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), que ha desarrollado Mosquirix

2 Minutos de lectura
Científico español

Pedro Alonso dirige el Programa Mundial de Malaria de la Organización Mundial de la Salud desde 2014

© GTres

Esta ha sido una semana histórica para la medicina: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aprobado una vacuna contra la malaria para que sea administrada a gran escala. Se trata de RTS,S / AS01 de la farmacéutica GlaxoSmithKline, aunque comercialmente se conoce como Mosquirix: formará parte del paquete básico de medidas preventivas y diagnósticas de esta enfermedad. Y en su desarrollo tiene mucho que ver Pedro Alonso, un científico asturiano.

Este inoculante hará frente al parásito Plasmodium falciparum, el más mortífero del mundo y el que prevalece en África subsahariana. Es, efectivamente, el que las hembras del mosquito Anopheles transmiten al ser humano con su picadura. Mosquirix ha sido desarrollada en el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), ubicado en Mozambique y fundado hace 25 años por un español.

Científico español
Su Proyecto de Mozambique recibió, en 2008, el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional ©GTres

Las mosquiteras

Pedro Alonso estudió Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid y cuando terminó la carrera hizo un máster en Epidemiología y Control de Enfermedades Infecciosas en la London School of Hygiene and Tropical Medicine. El doctorado llegaría con su tesis sobre la evaluación de estrategias en el control del paludismo, que desarrolló en la Universidad de Barcelona.

Tras su formación, su carrera profesional arrancó en Gambia: allí, según cuentan en La Nueva España, llevó a cabo un estudio de validación de autopsias verbales e investigó la eficacia de las mosquiteras impregnadas con insecticida como herramienta preventiva contra la malaria. Un trabajo que publicó en The Lancet y que desempeñó un papel clave para que la Organización Mundial de la Salud aconsejara su uso. Gracias a ello, se evitaron el 69 por ciento de los 663 millones de casos de malaria que hubo en África subsahariana entre 2001 y 2015.

Científico español
Su investigación sobre la eficacia de las mosquiteras impregnadas con insecticida fue clave para que las recomendase la OMS ©GettyImages

Premio Príncipe de Asturias

En 1996 creó el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) de Mozambique, labor en la que contó con la ayuda del Hospital Clínic de Barcelona y con los fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y del Ministerio de Salud del país africano.

Así las cosas, Pedro Alonso comenzó a dar forma a los primeros estudios que probaban la vacuna en niños entre 2001 y 2007. Con el objetivo de confirmar los resultados que iban obteniendo, el test se extendió a otros países: así es como dieron forma al Proyecto de Mozambique, que en 2008 recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Después fundó el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y desde 2014 dirige el Programa Mundial de Malaria de la Organización Mundial de la Salud.