1. home
  2. /Divulgación

Más allá de la enfermedad, el coronavirus ha cambiado la forma de pensar sobre el futuro

El confinamiento alteró los patrones de pensamiento de la sociedad

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
Coronavirus

El 2020 fue un año, que sin lugar, a dudas cambio nuestras vidas

© GettyImages

El aislamiento social prolongado y los cambios en las oportunidades de trabajo durante el primer confinamiento estuvieron relacionados con importantes cambios en los patrones de pensamiento de las personas, según sugiere un nuevo estudio realizado en el Reino Unido y publicado en la revista PNAS.

El primer cierre patronal en el Reino Unido provocó una enorme perturbación en la vida social y laboral de los ciudadanos. Como parte del estudio, los investigadores analizaron los patrones de pensamiento de las personas para ver qué efecto tenían estos cambios en nuestros pensamientos cotidianos.

Cuarentena
La investigación sugiere que pensamos en otras personas dependiendo de lo que interactuamos con ellas ©GettyImages

Para ello enviaron mensajes de texto a los participantes en momentos aleatorios del día durante una semana, preguntándoles en qué habían pensado y qué estaban haciendo. A continuación, compararon los patrones de pensamiento de este conjunto de datos con un conjunto de datos comparable recogido antes del cierre.

La autora principal, Brontë McKeown, estudiante de doctorado del Departamento de Psicología, explica que, “normalmente, la gente pasa mucho tiempo pensando en otras personas y planificando el futuro en su vida diaria y descubrimos que ambos patrones de pensamiento se veían alterados durante el encierro y que el pensamiento futuro se reducía en general durante el bloqueo, y que sólo parecía producirse en los niveles anteriores al bloqueo cuando las personas se dedicaban activamente al trabajo”.

McKeown señala que “sabemos que el pensamiento futuro se asocia generalmente con resultados positivos para la salud mental, por lo que el hecho de que este tipo de pensamiento se redujera durante el cierre puede ayudar a explicar algunos de los cambios emocionales negativos documentados durante este tiempo”.

Pero recuerda que “la gente también estaba mucho más sola durante el confinamiento. Y cuando estaban solos, tendían a pensar en otras personas menos que antes del encierro. Pero en las raras ocasiones en las que la gente pudo interactuar con otros, pensaron más en otras personas que antes”.

Según destaca, “estos resultados sugieren que lo que pensamos en otras personas depende de lo que interactuamos con ellas: somos pensadores sociales porque vivimos en un mundo social. Durante periodos prolongados de aislamiento físico, reducimos la cantidad de tiempo que pensamos en los demás y, cuando conseguimos participar en la interacción social, eso promueve un mayor aumento de nuestros pensamientos sociales”.

Sociedad
La vida social y laboral de las personas tiene una gran incidencia en la configuración de lo que pensamos ©GettyImages

Por su parte, la doctora Giulia Poerio, coautora y profesora de psicología de la Universidad de Essex, afirma que, “anecdóticamente, la gente ha informado de cambios en aspectos de su vida mental provocados por la pandemia, como cambios en lo que ocupan sus pensamientos o sueños. Nuestro estudio es el primero que documenta realmente los cambios sistemáticos que se han producido en los patrones de pensamiento durante esta época sin precedentes”, resalta.

“Nuestros hallazgos son emocionantes porque muestran lo importante que son nuestro entorno externo y las interacciones sociales para dar forma a lo que ocurre internamente y sugieren que cambiar nuestro mundo externo podría ser una forma de cambiar los patrones de pensamiento (mal)adaptativos que conforman gran parte de nuestra vida de vigilia”. añade.

Además de los cambios en el pensamiento social y futuro, también descubrieron que los adultos mayores (de 55 a 78 años) experimentaron pensamientos más detallados durante sus interacciones sociales virtuales en comparación con las presenciales durante el encierro. Este aumento de los pensamientos detallados de los adultos mayores durante las interacciones virtuales puede estar relacionado con el fenómeno de la “fatiga del zoom”.

Los investigadores afirman que los resultados ponen de manifiesto el importante papel que desempeñan nuestras vidas sociales y laborales en la configuración de lo que pensamos, y cómo lo pensamos, mientras llevamos a cabo nuestra vida cotidiana.