1. home
  2. /Divulgación

La conmovedora historia de Jorge Bacardi, el heredero de la popular casa de ron al que pronosticaron que moriría siendo un niño

Vaticinaron que no viviría más allá de los 12 años debido a una enfermedad pulmonar, sin embargo un trasplante cambiaría su destino

2 Minutos de lectura
Jorge Bacardi

Jorge Bacardi se sometió a un doble trasplante de pulmón en 2008

© gabrielhouseofcare

El millonario heredero de la casa de ron Bacardí, Jorge Bacardi, tuvo desde niño importantes problemas de salud por los que tuvo que acudir al médico en varias ocasiones. Pronto los profesionales que lo atendieron le diagnosticaron fibrosis quística y pronosticaron que no viviría más allá de los 12 años. Un duro varapalo para su familia que afortunadamente no se cumplió, aunque los doctores siguieron dándole escalofriantes plazos de vida.

Jorge Bacardi
Jorge junto a su mujer, Leslie, quien estuvo a su lado tanto en la salud como en la enfermedad ©gabrielhouseofcare

No fue hasta que cumplió los 60 cuando le dieron el diagnóstico adecuado a su dolencia: no era fibrosis quística lo que padecía, sino discinesia ciliar primaria. Esta enfermedad le ocasionaba infecciones continuas en los pulmones y no tenía cura, pero sí había una solución: un trasplante pulmonar.

Tras pasar cuatro años en lista de espera y tener que estar conectado a una máquina de oxígeno las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para poder respirar adecuadamente, ocurrió el milagro gracias al generoso gesto de un extraño cuya vida se apagó de la noche a la mañana.

Jorge Bacardi
Jorge padecía discinesia ciliar primaria, una enfermedad sin cura a la que solo se le podía hacer frente con un trasplante doble de pulmón ©gabrielhouseofcare

Ese extraño no era otro que Christopher Gregory, un estudiante de segundo año en la Universidad Loyola en Nueva Orleans que sufrió un aneurisma cerebral tan solo unos días después de haberse registrado como donante de órganos, para fortuna de Jorge Bacardí, quien recibió los pulmones de Christopher tras una operación que duró más de siete horas.

Veinticuatro horas después de la intervención, Jorge no solo respiraba por sí solo, sino que respiraba mejor que nunca en su vida. Fue dado de alta del hospital días después e inmediatamente comenzó a pensar en formas de honrar el regalo que le habían dado. Aunque en aquel momento aún desconocía la identidad de su donante.

Coronavirus Pandemic Causes Climate Of Anxiety And Changing Routines In America
Jorge recibió los dos pulmones de un joven estudiante y en su honor creó una clínica para ayudar a otros enfermos y familiares a sobrellevar diferentes enfermedades ©GettyImages

Un año después de la operación, Bacardí supo quién había sido su salvador y voló a Baltimore para reunirse con los padres y hermanos de Christopher. Jorge quería hacer algo para devolver el gran favor que había recibido y entre todos acordaron la creación de una lugar donde los pacientes y sus familias pudieran vivir juntos mientras alguien esperaba una operación en la Clínica Mayo en Jacksonville, el mismo hospital donde se realizó su cirugía.

Así nació Gabriel House of Care donde en la actualidad se ofrece alojamiento con un precio muy asequible para pacientes adultos con trasplantes, enfermos de cáncer y sus cuidadores con programas de terapia para reducir el estrés y mejorar la calidad de vida.

Gracias a la decisión de Christopher Gregory de ser donante de órganos, Jorge Bacardi vivió otros 12 años con pulmones sanos por primera vez en su vida y pudo jugar al tenis e ir a pescar. Falleció el 23 de septiembre de 2020 en su casa de las Bahamas.