1. home
  2. /Divulgación

Fabiola: la española que conquistó a los belgas

La aristócrata madrileña devolvió la sonrisa al Rey Balduino

3 Minutos de lectura
reinas

Falleció en el castillo de Stuyvenberg, cerca de Bruselas, en 2014 con 86 años

© GettyImages

Fabiola de Mora y Aragón se convirtió en un mito para los españoles de la España franquista. Su boda con el Rey de los Belgas en 1960, fue el primer gran acontecimiento internacional retransmitido por TVE. Con un fabuloso vestido nupcial de Balenciaga conquistó el corazón de los belgas y del apocado Rey Balduino. Pero pocos saben que esta aristócrata madrileña era ahijada de la Reina Victoria Eugenia, que en su juventud escribió cuentos para niños y que dominaba cinco idiomas. Profundamente católica y muy piadosa no pudo tener hijos, aunque se volcó en las causas humanitarias y la ayuda a la infancia.

King Philippe Of Belgium And Queen Mathilde Attend The Annual Memorial Mass For The Deceased members Of The Royal Family
El rey Balduino se enamoró perdidamente de ella y acabaron contrayendo matrimonio el 15 de diciembre de 1960 ©GettyImages

Fabiola de Mora y Aragón nació en junio de 1928, en el palacete de su familia de la madrileña calle Zurbano. Eran los días de la dictadura de Miguel Primo de Rivera y su padre, marqués de Casa Riera, pertenecía a los círculos aristocráticos próximos a la Familia Real y a Alfonso XIII. Por ello, cuando el 14 de abril de 1931 se proclamó la II República en España, los suyos no dudaron en marchar al exilio. Fabiola, la penúltima de los siete hijos del matrimonio, tenía apenas tres años cuando los Mora se establecieron en Francia y más adelante, en Lausana.

La joven había cursado estudios primarios en París y en Roma, pero una vez terminada la Guerra Civil en España y cuando el Régimen de Franco comenzaba su andadura, la familia decidió regresar a Madrid. Fabiola, desde niña muy piadosa y con profunda fe religiosa, recibió cursos de enfermería y llegó a trabajar en el Hospital Militar Gómez Ulla.En los años cincuenta, escribió cuentos infantiles que firmaba con el pseudónimo de Cleopatra y que llegaron a tener cierto éxito entre la “buena sociedad” de la época. Fabiola era espigada, alta, elegante y poco sensual. Rondaba los treinta años y hasta la fecha, no se le conocía pretendiente.

reinas
A su boda real con el Rey de los Belgas acudieron 42 casas reales y más de 70 jefes de Estado ©GettyImages

En Bélgica, mientras tanto, un entristecido Balduino reinada desde 1951 tras la abdicación de su padre, Leopoldo III. Tímido y apocado, jamás había conseguido superar la trágica muerte de su madre, la Reina Astrid, en accidente automovilístico cuando él era apenas un niño. Tampoco del segundo matrimonio de su padre con Lilian Baels. Balduino y sus hermanos –Alberto y Josefina Carlota, futura Gran Duquesa de Luxemburgo- se criaron bajo la atención de su abuela, la carismática Reina Isabel, y tuvieron poca relación con los hijos nacidos de la nueva unión de Leopoldo. Dicen que Balduino estaba decidido a ingresar en una abadía trapense, pero ¿cómo conoció a Fabiola?

Parece que la Reina Victoria Eugenia había organizado en Suiza un baile para hijos de la realeza al que acudió su nieta, la Infanta Pilar –futura duquesa de Badajoz- acompañada de la tímida Fabiola. Ahí surgió el flechado: era la candidata perfecta. Muy religiosa –España era por entonces el bastión del catolicismo-, congregante de San Vicente de Paúl y volcada en obras de beneficencia. El noviazgo se llevó en secreto, aunque se comentaba que sus encuentros tenían lugar en el Santuario de Lourdes para reflejar el carácter de la pareja.

reinas
La reina Fabiola junto a las hermanas del rey Juan Carlos, la infanta Margarita (dcha) y la infanta Pilar (izq) ©GettyImages

La boda, celebrada en la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, fue el acontecimiento de la década. El 15 de diciembre de 1960, Fabiola deslumbró al mundo con un extraordinario vestido del maestro Balenciaga ribeteado en visón. Franco no asistió, pero la ceremonia congregó a lo más granado de la aristocracia y Casas Reales europeas. TVE retransmitió el enlace -aunque no eran muchos los hogares que en aquellos días disponían de aparato de televisión- y el semanario Hola fue el primero en sacar una edición especial. Desde entonces, la Reina Fabiola se convirtió en una figura venerada tanto en su país de origen, al que siempre volvió para sus vacaciones de verano, como para los belgas: su pelo cardado, su sonrisa cohibida y sus particulares estilismos, confirieron a Fabiola una imagen muy particular.

reinas
Al morir sin descendencia, le sucedió en el trono su hermano Alberto II y Fabiola ejerció de reina viuda hasta su muerte ©GettyImages

Durante su matrimonio, Fabiola sufrió más de cinco abortos, pero no consiguieron tener hijos por lo que volcaron sus cuidados en su sobrino, Felipe de Lieja. Balduino y Fabiola fueron muy queridos por los belgas. Durante su mandato se produjo la independencia del Congo, el país se convirtió en miembro cofundador de la Unión Europea y en julio de 1993, adoptó una estructura federal sobre la base de Flandes, Valonia y Bruselas, en la que, sin duda, los Reyes representaban la unión de las tres comunidades lingüísticas. Balduino y Fabiola atendieron todo tipo de causas humanitarias, consiguieron un prestigio internacional insospechable hasta le época para un país pequeño como Bélgica y fueron, también, objeto de cierto debate público cuando en abril de 1990, el monarca abdicó por unas horas, debido a su negativa a firmar la ley que despenalizaba el aborto.

Balduino falleció en su residencia de Motril en 1993 debido a una crisis cardiaca. Fabiola presidió sus funerales vestida de blanco. El pueblo belga quedó conmocionado. Alberto y Paola fueron proclamados soberanos de los belgas, aunque Fabiola no perdió su condición de Reina. Falleció en el castillo de Stuyvenberg, cerca de Bruselas, en 2014. Tenía ochenta y seis años.

tags: