1. home
  2. /Divulgación

La razón por la que te encanta el olor de los libros nuevos y antiguos (según la ciencia)

El papel está compuesto por diferentes químicos que nuestro cerebro transforma en aromas

2 Minutos de lectura
Olor de los libros

El olor de los libros tiene su razón en la degradación en el tiempo de la lignina, uno de los elementos que forman parte del papel

© GettyImages

Cuando compramos un libro nuevo o cogemos uno que lleva mucho tiempo en una estantería, ambos desprenden un olor que ha conquistado multitud de pituitarias. El papel está compuesto por diferentes químicos que nuestro cerebro transforma en aromas, pero ¿por qué huelen tan bien? La respuesta está en la ciencia.

El olor de los libros tiene su razón en la degradación en el tiempo de la lignina, uno de los elementos que forman parte del papel… aunque no el único. Marcelo Domine, doctor en Química, ha explicado a la BBC qué es este componente y cuál es su efecto en las hojas de los textos que desprenden esos aromas tan embriagadores.

Olor de los libros
Algunos de los aceites esenciales de la lignina se integran en la celulosa aportando ese característico aroma ©GettyImages

La lignina

La lignina es un biopolímero natural, es decir, uno de los principales componentes de la biomasa vegetal y, por lo tanto, la encontramos en plantas, arbustos y árboles. Estos últimos, como otros tantos vegetales, están formados, principalmente, por celulosa, hemicelulosa y lignina. Esta última es la encargada de aportar rigidez y resistencia: por esta razón es eliminada (junto a la hemicelulosa) cuando se extrae la celulosa para hacer la pasta con la que se elaborará el papel.

No obstante, en ese proceso la lignina no desaparece completamente: algunos de sus aceites esenciales sobreviven y se integran en la celulosa aportando el característico aroma que desprenden los pliegos. Por desgracia, los avances tecnológicos en la industria papelera puede jugar en contra de este olor: la mejora en el proceso de elaboración podría provocar que, al menos, el papel más antiguo pierda su esencia.

Olor de los libros
El olor de un ejemplar nuevo es diferente al de uno que ya atesora varios años creando diferentes sensaciones en nuestro cerebro ©GettyImages

Las sensaciones

El aroma de un ejemplar nuevo es diferente al de uno que ya atesora varios años. La razón reside en el mismo componente: la lignina. Mezclada con el oxígeno, la humedad y el paso del tiempo, va desgastando los ejemplares dándoles ese tono crudo o marrón claro. Al mismo tiempo degrada las hojas haciéndolas más frágiles… y provoca que el olor sea más fuerte. Cuanto más intenso sea, más endeble será el libro.

Los aromas generan diferentes sensaciones en nuestro cerebro más allá de lo estrictamente olfativo: los nuevos, con esa mezcla de componentes químicos, tinta y pegamento, provocan emoción y alegría. Los antiguos, por su parte, generan un bienestar relacionado con los recuerdos que alberga nuestra memoria.