1. home
  2. /Divulgación

¿Cómo evitar el síndrome postvacacional?

Una percepción de incapacidad personal para desarrollar nuestra actividad laboral nos puede arrastrar es una de las principales causas

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS
Vacaciones

Para muchos va a significar volver a la presencialidad después de muchos meses de teletrabajo

© GettyImages

El final de las vacaciones y la vuelta al trabajo pueden traer consigo una serie de síntomas, como tristeza, apatía, falta de motivación e incluso episodios de ansiedad, y que se conocen generalmente como síndrome postvacacional. El director del Instituto Europeo de Psicología Positiva de Madrid (IEPP), Juan Nieto, ha explicado en declaraciones a Europa Press Televisión que no todo el mundo sufre este síndrome con el retorno a la actividad, ya que depende de factores personales como el momento vital de cada uno o los recursos psicológicos con los que cuenta el individuo.

Grecia
No todo el mundo sufre este síndrome, depende de factores personales como el momento vital de cada uno ©GettyImages

Entre estos factores está la misma actividad laboral y nuestra relación con ella: “Si me gusta lo que hago, si me motiva, si a la vuelta de vacaciones tengo mucho trabajo acumulado y eso me estresa”, ha compartido el director del IEPP, “todo eso influye y hace que el cambio de las vacaciones y de lo desconectados que estamos, sea más o menos fuerte”. Según ha expresado Nieto depende de los recursos personales de los que se dispone para afrontar un cambio, “porque en definitiva es un cambio y hay que adaptarse a él”.

La forma psicológica en la que nos encontremos también va a tener un impacto adicional ya que una baja autoestima o una percepción de incapacidad personal para desarrollar nuestra actividad laboral nos pueden arrastrar experimentar este síndrome. Desde el IEPP señalan también que la situación extraordinaria de pandemia que se repite este año, y que para muchos va a significar volver a la presencialidad después de muchos meses de teletrabajo, acentúa la intensidad de los cambios.

“Hay mucho más estrés, mucha más incertidumbre, porque la gente está en momentos vitales pausados: el miedo, las propias condiciones de trabajo, están en un limbo y esto genera mucho estrés”, ha indicado el psicólogo, destacando que a raíz de la pandemia llegan más casos de ansiedad a su consulta. Por otra parte, Nieto ha incidido en que si bien atiende más casos de ansiedad, los pacientes manifiestan una mayor resiliencia y crecimiento personal.

Verano
Es un cambio, pero hay que adaptarse a él ©Getty Images

Desde el IEPP aconsejan adoptar una actitud optimista de cara a la vuelta a la actividad, centrándose en el ocio y la relajación vacacional, al tiempo que incorporamos aquellos hábitos de vida saludable que hemos adoptado durante el periodo de descanso. Nieto ha concluido animando a hacer uso del humor y a centrarse en aquellos momentos agradables o felices que vinculamos con la actividad laboral.

tags: