1. home
  2. /Divulgación

¡Esto es un atraco! Cinco robos a lo largo de la historia que superan cualquier ficción

A lo largo del tiempo han existido asaltos de todo tipo, algunos planificados durante meses que se llevaron botines millonarios... ¿cómo te suenan 413 millones de euros?

7 Minutos de lectura
Por ELVIRA OSORIO
Robo

Nombre como Fernando Araujo, Albert Spaggiari o “El Dioni” han pasado a la historia por su mentalidad estratégica e inspiradora para diversos filmes y series

© GettyImages

Thomas llevaba años planificando el golpe. Aquella noche había entrado junto a Alexandre, su mano derecha, en el banco más importante de la capital. Tenían la caja fuerte en frente, justo en aquel instante ambos pensaron en lo cerca que estaban de convertirse en millonarios...

En una película los robos a gran escala tienen cada movimiento preparado, un acto bien planificado en el que parece que los ladrones saben lo que ocurrirá a cada segundo. Pero en el mundo real las cosas son muy diferentes, y normalmente, estos delitos suelen terminar con una pena de cárcel. Aunque existen casos a lo largo de la historia que sin duda te dejarán boquiabierto.

Banco Central de la fortaleza en Brasil

En el año 2005 un grupo de ladrones atracó el Banco Central de la Fortaleza haciéndose con un botín de 59 millones de euros. Los billetes robados que tomaron no tenían número de serie por lo que sería difícil rastrearlos. El atraco se realizó en fin de semana, durante los días 6 y 7 del mes de agosto. Aunque el banco no fue consciente de lo sucedido hasta que abrió el lunes.

Tres meses antes, esta pandilla de ladrones alquiló una casa vacía en el centro de la ciudad. Este grupo, realizó reformas y colocó un letrero para simular que aquello era un local de jardinería. Todos los días, los delincuentes se dedican a cavar un túnel de 80 metros (contaba con iluminación y aire acondicionado) que llevaba directamente a las bóvedas del banco. Para hacer más difícil la identificación de huellas, los ladrones cubrieron el local con polvo blanco.

La policía aseguró que los ladrones poseían equipo sofisticado y que muchos de ellos eran expertos en matemáticas, ingeniería y excavación. Pese a que tiempo después fueron detenidos todos los integrantes de la banda, solo han conseguido recuperar un 10% del total del botín.

Esta historia fue muy mediática, convirtiéndola en uno de los robos más famosos de la historia. Tal es la magnitud de lo que ocurrió que el cineasta Marcos Paulo dirigió en 2011 una película sobre este asalto llamada ‘Assalto ao Banco Central’ (‘Asalto al Banco Central’).

El mayor robo de la historia del arte: un crimen no resuelto

Han pasado casi 30 años de este suceso y el enigma sigue sin resolverse. Este robo tuvo lugar la madrugada de marzo de 1990 en el Isabella Stweart Gardner Museum ubicado en Boston. El museo es un palacete de estilo veneciano y una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad. Fue fundado en el año 1903, albergando 2.500 obras de arte de gran relevancia. Antes de morir en 1924 la propietaria, Stewart Gardner, expresó en su testamento el deseo de que nadie alterase el orden de los cuadros.

Su última voluntad tardó 66 años en incumplirse. El 18 de marzo de 1990 fue un día lluvioso, era el día de San Patricio y las calles de Boston estaban plagadas de gente.

Robo
Los ladrones robaron 13 obras con un valor total de casi 413 millones de euros ©GettyImages

El museo estaba cerrado, dos agentes de seguridad lo custodiaban cuando dos hombres vestidos de policía se presentaron de improviso al museo. Los dos “policías” convencieron a Richard Abath (uno de los vigilantes) para que les dejase entrar con motivo de investigar un “ruido”. Una vez dentro los dos hombres pronunciaron “Señores, esto es un atraco”.

Durante una hora y media los atracadores anduvieron por el museo con total libertad, en ese tiempo escogieron 13 obras con un valor total de casi 413 millones de euros. Los cuadros eran de artistas de la talla de Rembrant, Degas, Manet o Govaert Flink.

A la mañana siguiente, los guardias de seguridad aparecieron atados y amordazados en el sótano. Cuando la policía se encontró ante semejante escena, puso en marcha un operativo, pero jamás encontraron a los culpables. Por lo tanto, a día de hoy, el misterio sigue sin resolverse y el museo ofrece una recompensa de 8.222.000 millones de euros para quien pueda esclarecer este robo, que hasta ahora puede calificarse de perfecto.

Si crees que tú puedes resolver el enigma y cobrar el premio, puedes ver más detalles sobre el caso en una serie documental de 5 capítulos llamada “Esto es un atraco”.

El asalto más famoso de España

Dionisio Rodríguez Martín, ‘El Dioni’ siempre aseguró que su motivación por delinquir fue una venganza a su jefe. En el año 1989 trabajaba para una empresa de seguridad llamada Candi. Cuando volvió de unos días de permiso se encontró con unas condiciones inferiores y una degradación de sus labores en la empresa, pasó de ser guardaespaldas a vigilante.

Este fue el principal motivo por el que a las 7 y 20 de la mañana del viernes del 28 de julio de 1989, Dionisio decidió robar un furgón del Banco Hispanoamericano con 320 millones de pesetas, de los que cogió casi su totalidad, un equivalente a lo que sería en la actualidad un 1.800.000 euros.

Aprovechando la ausencia de sus compañeros se puso al volante, recorrió 700 metros hasta llegar a su coche, con el que finalmente huyó con el botín. La noticia pronto se volvió mediática, pero nadie sabía aún el paradero del ladrón.

El 19 de agosto El Dioni viajó a Portugal, donde consiguió un pasaporte falso que le permitiría llegar a Brasil. En el país latinoamericano cambió su aspecto físico con el fin de no ser reconocido. Por otro lado, aprovechó el botín para rodearse de lujos y excesos, aunque esta vida de ‘rockstar’ no le duró mucho, concretamente menos de un mes. La policía brasileña le detuvo el 6 de septiembre de 1989 hasta su extradición a España, donde fue condenado a tres años y cuatro meses de cárcel.

La policía recuperó parte del dinero, la equivalencia de casi 950 mil euros escondidos en el altillo de una vivienda, pero jamás se supo dónde estaban los 841 mil euros restantes, que, por cierto, aún no se han recuperado.

El robo del siglo

Se trata de un robo ideológico, sin armas ni heridos, que por sus múltiples detalles hicieron este asalto algo único que sigue sonando con fuerza en la historia argentina. El 13 de enero de 2006, el Banco Río de Acassuso funcionaba con total normalidad. Este local estaba localizado en una zona pudiente a 21 kilómetros de Buenos Aires. Entre clientes y trabajadores había un total de 23 personas dentro, de repente, un grupo de 5 ladrones irrumpen con armas y redistribuyen a los rehenes. Aparentemente parecía ser un robo express con tan mal resultado que terminaría con una toma de rehenes…

Fuera del banco había francotiradores, negociadores, policías y prensa. Todo parecía estar bajo control. El negociador delictivo hablaba con la policía mientras los delincuentes iban soltando a los rehenes. Posteriormente, la comunicación dentro del banco desapareció, no hubo respuesta durante cuatro horas. Fue entonces cuando los agentes decidieron irrumpir en el banco.

Robo
La banda fue localizada por la delación de la esposa de uno de los ladrones, debido a que su marido pensaba fugarse con una amante más joven ©GettyImages

Una vez dentro se encontraron que 146 cajas de seguridad habían sido vaciadas y no había ni rastro de los asaltantes. Tanto ellos como el dinero habían desaparecido: un total de 16 millones de euros y cerca de 80 kilos en joyas.

Detrás de un mueble se encontró un agujero que comunicaba al banco con los desagües fluviales y además los ladrones habían dejado un mensaje “En barrio de ricachones sin armas ni rencores es solo plata y no amores”.

Lo cierto es que este atraco fue ideado durante dos años por Fernando Araujo quien no tenía un pasado delictivo. Araujo se dedicaba a pintar cuatros, era profesor y campeón de jiu jitsu. Pero un día mientras fumaba se le ocurrió dar un golpe como jamás se había hecho.

El golpe consistía en un juego en el que debían emplear el ingenio sin causar daños, haciendo creer a la policía que eran delincuentes dispuestos a asesinar a los rehenes cuando la realidad solo querían ganar tiempo para vaciar las cajas de seguridad sin ser vistos. Escaparon por un boquete que construyeron durante un año y medio que les conduciría a un furgón donde huyeron con el botín.

Han pasado 15 años de este golpe del que solo se han recuperado cerca de 824 mil euros. Los cinco miembros de la banda fueron detenidos, aunque ninguno pasó más de cinco años de prisión, ya que emplearon armas de juguete. Ninguno de ellos volvió a delinquir. La banda fue localizada por la delación de la esposa de uno de los ladrones, debido a que su marido pensaba fugarse con una amante más joven.

Un golpe de película

Se dice que no hay robo perfecto, pero este podría serlo. En 1976 en la ciudad francesa de Niza se llevó a cabo uno de los robos más espectaculares de la historia en una sucursal del banco francés Société Générale. Su protagonista fue Albert Spaggiari, a quien se le ocurrió utilizar los sistemas de alcantarillado de la ciudad para acceder a la cámara del banco. Llevó la idea a la Mafia local, pero esta se opuso al ser un plan descabellado. Fue entonces cuando Spaggiari decidió hacerlo por su cuenta y reclutó a 20 hombres, cada uno experto en una disciplina.

Tras un año de minuciosa planificación, comenzaron a cavar un túnel. Avanzaban dos metros al día con una maquinaria que pesaba más de una tonelada. Tras tres meses, consiguieron entrar al banco. Se pasaron todo el fin de semana dentro de la cámara acumulando un botín de 55 millones de euros.

Robo
En el juicio Spaggiari saltó por una ventana y se fugó en una moto ©GettyImages

Spaggiari era un hombre muy meticuloso, planeó el atraco de tal forma que no dejó ni una sola pista a las autoridades. Incluso dejó una nota en la que se podía leer: “Sin armas, sin odio y sin violencia…”.

El delito se resolvió gracias a la esposa del cabecilla de la operación y por un ataque de celos. Las pistas llevaron a la policía al paradero de Spaggiari. Una vez capturado, fue llevado a juicio.

En el juicio el hombre no paraba de moverse, recorría la sala de un lado a otro y contestaba a las preguntas del juez de forma ridícula mezclando la realidad con la ficción. En un momento dado, mientras respondía a una de estas cuestiones, se lanzó por una ventana de la habitación. Todo el mundo en la sala pensaba que se había suicidado, pero al asomarse, vieron como aterrizaba en un coche aparcado debajo, se bajó del auto y posteriormente se subió a una moto conducida por otro hombre. Nadie volvió a ver a Albert Spaggiari, a su esposa o al botín.

Unos años después, en 1979, publicó su autobiografía tras un pacto secreto con una editorial. En el libro contaba que el dinero lo había donado a gente oprimida de Yugoslavia, Italia y Portugal. Diez años después la prensa publicó que había fallecido y que su cuerpo había sido encontrado frente a la casa de su madre. Diversas fuentes aseguran que el motivo de su muerte fue un cáncer de garganta, y que su mujer lo trasladó hasta allí para que reposase en el lugar donde había nacido.

tags: