1. home
  2. /Divulgación

Alejandrina de Dinamarca: Reina en dos Guerras Mundiales

Pese a ser de origen alemán, se opuso a la ocupación nazi de Dinamarca durante la II Guerra Mundial

3 Minutos de lectura
Reina

Alejandrina se enfrentó a sus compatriotas alemanes oponiéndose a la invasión nazi de Dinamarca

© Wikimedia Commons

Aunque de aspecto anodino, aficionada al golf y la fotografía, su figura es reverenciada por el papel que adoptó frente a los alemanes en 1940. La esposa del Christian X de Dinamarca se convirtió en Reina en 1912 y desde esa fecha -y pese al rechazo inicial que sufrió por parte de su familia política- supo ganarse el cariño del pueblo gracias a sus muchas obras de caridad y ayuda a los necesitados. Por su sangre corría el mejor pedigree de las Casas Reales europeas y es la abuela de la actual soberana, Margarita de Dinamarca.

Reina
Recibió una exquisita educación en artes y música ©Wikimedia Commons

Alejandrina de Mecklemburgo nació en Schwerin, al norte de Alemania, en 1879. Era la primogénita del gran duque Federico Francisco –distinción teutona del mayor rango- y de la Gran Duquesa Rusa, Anastasia, nieta del gran Zar Nicolás I. El matrimonio de sus progenitores fue uno de los más turbulentos de la época, marcado por las públicas desavenencias y los continuos escarceos del padre, entregado al lujo y la diversión en Cannes, su lugar de residencia. Pese a ello, Alejandrina, que recibió el título de duquesa, fue educada en las artes y la música, aficiones que siempre mantendrá.

En un contexto europeo cambiante, marcado por las rivalidades franco-alemanas y el proceso de expansión colonial en África, el nombre de la joven comenzó a sonar como una posibilidad de cara a limar las asperezas danesas con Alemania, aún latentes desde la Guerra de los Ducados de Schleswig. El príncipe Christian, nieto del entonces monarca danés y futuro heredero, no puso reparos en cuanto conoció a Alejandrina: era discreta, instruida y aportaba una considerable fortuna familiar. La boda se celebró en Cannes en 1898.

El nuevo matrimonio se trasladó a Copenhague y durante una década apoyaron el trabajo de Federico VIII y Luisa de Dinamarca, que veían cómo su segundo hijo partía hacia Oslo, para ser coronado Rey de Noruega en 1906. En 1912 fallecía de manera inesperada el Rey Federico, y Christian y Alejandrina era proclamados Reyes. Dinamarca era ya una democracia parlamentaria por lo que las tareas de la Corona habían quedado circunscritas a competencias institucionales. Pese a ello, el nuevo monarca tuvo un papel principal a la hora de conseguir la neutralidad danesa en la Guerra de 1914, en alianza con los demás países escandinavos.

Reyes
Se casó en 1898 con Christian, entonces heredero del trono danés ©Wikimedia Commons

Durante ese tiempo, el país reconoció el derecho al voto de la mujer, siendo uno de los primeros estados europeos en hacerlo. Pero las consecuencias del conflicto mundial tuvieron repercusiones en la economía del país y subieron los niveles de paro: Alejandrina se volcó en este tiempo en las causas benéficas y de ayuda al necesitado en línea con muchas otras iniciativas caritativas. Se les ha tenido como una pareja feliz, que vivió entre sus residencias de Marselisborg, Sorgenfri y Amalienborg. Fueron también, Reyes de Islandia.

Sin embargo, su papel fundamental en la sociedad danesa vendrá determinado por las circunstancias que rodearon al país al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En los primeros meses de expansión nazi, Dinamarca caía frente al dominio militar alemán. Las autoridades firmaban la capitulación en abril de 1940, a cambio de mantener la independencia política en asuntos internos. Los Reyes no se exiliaron (sí lo hizo su hermano Haakon VII de Noruega tras plantar resistencia a los nazis) y permanecieron en Copenhague.

Los paseos a caballo sin escolta del monarca por las calles de la ciudad desafiando a los mandos nazis, le valieron el reconocimiento de los suyos y lo convirtieron en símbolo de la resistencia. Aunque es cierto, también, que en esta imagen icónica hay mucho de propaganda. Alejandrina, pese a ser de origen alemán, fue capaz de plantar cara a sus compatriotas manteniendo una frialdad con las fuerzas de ocupación, que le valió la admiración de todo su pueblo.

Christian de Dinamarca falleció en 1947. Alejandrina apoyó a su hijo y nuevo Rey, Federico IX, padre de la actual soberana Margarita. Alejandrina de Dinamarca falleció en 1952 y está enterrada, con su esposo, en la catedral de Roskilde.

tags: