1. home
  2. /Divulgación

Luisa Mountbatten: una rompecorazones en el trono de Suecia

Tía del recién fallecido Felipe de Edimburgo, consiguió volver a enamorar al príncipe viudo y futuro rey Gustavo Adolfo

3 Minutos de lectura
Luisa Mountbatten

Luisa era hija del príncipe alemán Luis de Battemberg –futuro marqués de Milford Haven por decisión de Jorge V- y de Victoria de Hesse, primogénita de la Princesa Alicia

© Wikimedia Commons

Extravagante, amante de las artes y muy querida en su país de adopción. Llegó a Suecia por matrimonio con el entonces viudo príncipe Gustavo, después de haber roto el corazón a muchos herederos europeos y hasta a algún artista homosexual. Hermana de la Princesa Alicia –madre del recientemente fallecido Felipe de Edimburgo- y del último Virrey de la India –el popular Lord Mountbatten de la serie de televisión The Crown- conquistó al futuro Rey sueco cuando éste lloraba la pérdida de su primera esposa. Es también prima carnal de la Reina española, Victoria Eugenia. No tuvo hijos, pero trató a los de su esposo como propios.

Luisa Mountbatten
Llegó a Suecia por matrimonio con el entonces viudo príncipe Gustavo, cuando este lloraba la pérdida de la princesa Margarita de Connaught, prima de Luisa ©Wikimedia Commons

Luisa nació en 1889 en Heiligenberg (Alsacia) cuando su padre servía como marino de la Armada Británica. Era hija del príncipe alemán Luis de Battemberg –futuro marqués de Milford Haven por decisión de Jorge V- y de Victoria de Hesse, primogénita de la Princesa Alicia y, por tanto, nieta de la Reina Victoria de Inglaterra. Siempre muy próximos a la Familia Real británica, aunque ellos no tuviesen la distinción de Altezas Reales y fuesen de origen teutón, se educaron en la Corte de Buckingham, aunque también siguieron los diferentes destinos de su padre como oficial.

Luisa, alta y distinguida, aunque de rasgos poco sugerentes para la época, se convirtió en una buena candidata para príncipes europeos: cuentan que Manuel II de Portugal se enamoró perdidamente de ella, igual que Cristóbal de Grecia. Destacó por su esbeltez en la boda de su hermana Alicia con el malogrado Andrés de Grecia en 1903 y también, en la de su hermano, el apuesto Luis Mountbatten con Edwina Ashley, un matrimonio que terminó en desastre. En los años de la Primera Guerra Mundial, Luisa se trasladó a Francia para servir como enfermera de la Cruz Roja. Eran los días de las trincheras y la devastación, de la batalla del Marne y de Ypres. Se dice que conoció en París a un artista conquistador que la engatusó con sus galanteos. Su padre se negó a acceder a esta relación y Luisa regresó cabizbaja a Inglaterra.

Luisa Mountbatten
Era prima carnal de la Reina española, Victoria Eugenia ©Wikimedia Commons

En ese tiempo, en la Corte sueca, el príncipe Gustavo –hijo de Gustavo V y la alemana Victoria de Baden- acababa de enviudar de Margarita de Connaught. Habían tenido varios hijos y un matrimonio feliz, por lo que el heredero se encontraba tremendamente afligido. Muy deportista y explorador aficionado, inició diferentes viajes institucionales. En uno de ellos, en Londres, conoció a Lady Luisa: inmediatamente se iniciaron las gestiones protocolarias para convenir un nuevo casamiento pese a los impedimentos iniciales que planteaba la “ley de sucesión” (ella no pertenecía a una familia reinante) en Suecia. El Parlamento aprobó la relación y el matrimonio se celebró, con todos los fastos del rango que ostentaban, el 3 de noviembre de 1923 en la capilla del Palacio de St James. Ella lució la impresionante corona de la Reina Josefina. Toda la Prensa española se hizo eco del acontecimiento al ser la novia, prima de la entonces Reina española Victoria Eugenia.

Luisa Mountbatten
La reina Luisa y el rey Gustavo Adolfo no tuvieron descendencia juntos, pero ella cuidó de los hijos de su marido como propios ©Wikimedia Commons

Disfrutaron de una relación feliz, aunque no tuvieron descendencia. En Suecia -ya separada del Reino de Noruega- la Monarquía había perdido peso político y adoptaba funciones representativas abiertas a lo que empezaba a ser un país en democracia. Se mantuvieron neutrales en la Segunda Guerra mundial y durante todo este tiempo, Gustavo y Luisa como herederos -duques de Scarnia- ayudaron al monarca en el cumplimiento de sus deberes constitucionales. Cuando falleció Gustavo V en 1950, fueron proclamados Reyes. Él nuevo Rey tenía entonces 68 años y Luisa, 61.

Monarcas cercanos y tremendamente populares, se mostraron siempre muy próximos al pueblo. Luisa cuidó como propios a los hijos de su marido y también a sus nietas, entre las que se encontraban la futura Reina Margarita de Dinamarca y Ana María de Grecia. Luisa Mountbatten falleció en Estocolmo en 1965. Sus restos descansan en el cementerio real de Haga, cerca de la capital. Su esposo reinó hasta su muerte en 1973, siendo sucedido inmediatamente por su nieto, el hoy Rey Carlos Gustavo de Suecia.

tags: