1. home
  2. /Divulgación

El bosque circular de Japón o cómo un experimento de casi 50 años se ha convertido en toda una atracción turística

Todo comenzó en 1973 con un proyecto del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca que quería estudiar el crecimiento de los árboles

2 Minutos de lectura
Son cedros japoneses

En 1973 varios investigadores plantaron semillas de cedros japoneses para estudiar la forma de crecer de estos ejemplares

© Gobierno de Japón

La Naturaleza nos demuestra día a día que es sabia: su manera de evolucionar tiene un por qué y, aunque a priori no lo parezca, todas las piezas acaban encajando a la perfección. El bosque circular de Japón es una de las mejores demostraciones que podemos encontrar: así es cómo un experimento se ha convertido en toda una atracción turística que no deja de sorprender a todo el que se acerca a conocerlo.

Son cedros japoneses
Las semillas se repartieron con incrementos radiales de diez grados formando una decena de círculos concéntricos ©Gobierno de Japón

Pongamos rumbo a Japón y, más concretamente, a la Prefectura de Miyazaki ubicada en Kyushu: una de las cuatro grandes islas del país del sol naciente. Es allí donde nos encontraremos con este particular bosque de árboles sugi, conocidos también como cedros japoneses. Unos ejemplares que, en este punto concreto, crecen creando círculos concéntricos. Y no, la razón nada tiene que ver con fenómenos paranormales.

Un proyecto de 1973

Se trata de un proyecto llevado a cabo por el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón. Una iniciativa que arrancó en 1973 y que tenía como objetivo estudiar la separación y el crecimiento de los árboles observando el efecto de la primera en los segundos. Para ello, escogieron una zona en la que realizarían un estudio de silvicultura experimental: un grupo de investigadores plantó semillas de árboles, pero no de cualquier manera.

 

A Japanese project in ‘experimental forestry’ that started in 1973 with the aim of learning about the spacing of trees...

Posted by DOP - The Door Of Perception on Sunday, January 5, 2020

Lo hicieron con incrementos radiales de diez grados formando una decena de círculos concéntricos. A lo largo de 48 años, los árboles sugi han ido creciendo: lo han hecho respetando esta distribución y de forma convexa. O lo que es lo mismo: su superficie es más prominente en el medio que en los extremos.

Y es que los cedros japoneses que están más cerca del centro tienen un tamaño inferior a los que están más alejados: son hasta 5 metros más bajos. Algo que los investigadores explican basándose en la sabiduría de la Naturaleza: al tener un área mayor para crecer se reduce la competencia por los recursos y se incrementa la altura.

Son cedros japoneses
Los ejemplares que están más cerca del centro del círculo son hasta cinco metros más bajos que los de los extremos ©Gobierno de Japón

En un principio, la hoja de ruta marcaba que el experimento iba a tener una duración de cinco años. No obstante, la belleza del diseño paisajístico en medio del bosque y el interés de la gente lograron que se conservasen por más tiempo. El problema, eso sí, es que este bosque circular japonés sólo se puede apreciar en todo su esplendor desde un punto de vista cenital.