1. home
  2. /Divulgación

Sofía de Nassau: última Reina de la Suecia unificada

Culta, inteligente, aficionada a la esgrima y con inquietudes sociales, fue una defensora de los derechos de la mujer y una clara impulsora de los estudios de enfermería en el país

3 Minutos de lectura
Reina de Suecia

Sofía nació en 1838 como Princesa de Nassau en el Palacio familiar de Biebrich (Alemania)

© GettyImages

No nació para ser Reina, pero el destino la convirtió en una de las soberanas más queridas de su país de adopción. Llegó como tercera en la línea de sucesión y pronto entabló amistad con su cuñada, la princesa Luisa.

Culta, inteligente, aficionada a la esgrima y con inquietudes sociales, Sofía fue una clara impulsora de los estudios de enfermería en Suecia y abanderó la inauguración de un buen número de hospitales. Durante su reinado se fraguó la brecha que convirtió a Noruega en un país independiente, pero Sofía jamás dejó de impulsar el desarrollo democrático de una sociedad que avanzaba a pasos agigantados hacia la modernidad y el bienestar.

King Oscar II of Sweden, late 19th-early 20th century.
Sofía recibió instrucción en música, literatura y pintura, y se convirtió en una buena candidata para el entonces duque de Östergötland ©GettyImages

Sofía nació en 1838 como Princesa de Nassau en el Palacio familiar de Biebrich (Alemania). Era la hija menor del segundo matrimonio de Guillermo de Nassau, por entonces uno de los pequeños estados europeos que abundaban en la actual zona de Renania-Palatinado y en los que empezaban a respirarse los aires nacionalistas que llevarán a la posterior unificación de la mano de Bismark.

Sofía creció en un ambiente culto; recibió instrucción en música, literatura y pintura y se convirtió en una buena candidata para el entonces duque de Östergötland, el segundo hijo del Rey Oscar I de Suecia y Josefina Leuchtemberg (nieta de Josefina, quien había sido esposa del Emperador Napoleón).

Él era un joven y apuesto marino, experto matemático, intelectual y amante de todas las artes. Pocos se plantearon entonces que un día pudiese ocupar el trono. Se casaron en 1857 en la residencia oficial de los duques de Nassau en Wiesbaden.

Los jóvenes esposos partieron inmediatamente hacia Suecia, donde el rey Oscar I, antaño fuerte y vitalista, empezaba a dar muestra de enfermedad. Fallecía en 1859 y era sucedido por su hijo Carlos XV y su esposa, Luisa de los Países Bajos, con quien Sofía había entablado buena amistad. Sin embrago, la muerte del único hijo varón de la pareja, iba a convertir a los duques de Östergötland en inmediatos herederos.

Fue un tiempo en el que Suecia prosperó como país: era una nación industrializada, solidaria y abanderada de los derechos sociales. Sin embargo, había muchas voces que comenzaban a pedir la independencia de los territorios noruegos que aspiraban a consolidarse como país. Por ello, cuando en septiembre de 1872, tras el fallecimiento del Rey Carlos XV, Oscar y Sofía ascendieron al trono, tuvieron que hacer frente a una más que posible división.

Sophie Queen of Sweden and Norway
La Reina lucía siempre espectaculares vestidos y las fabulosas joyas heredadas de su suegra con las que quería demostrar la importancia de la Corona ©GettyImages

Fueron coronados en la Catedral de Estocolmo y en la luterana de Trondheim -entonces Nidaros, en Noruega- en unas ceremonias que todavía querían evidenciar unidad y fuerza. El matrimonio regio tenía cuatro hijos varones que daban una idea de continuidad a la joven dinastía Bernadotte. La Reina lucía siempre espectaculares vestidos y las fabulosas joyas heredadas de su suegra con las que quería demostrar la importancia de la Corona.

Sofía aprendió noruego y estableció su lugar de veraneo en la localidad hoy fronteriza de Kongsvinger, pero las reivindicaciones que pedían la independencia sonaban cada día más fuertes. En 1905, el Parlamento votaba la independencia de Noruega: el Príncipe Carlos de Dinamarca, llegaba a Oslo para reinar como Haakon VII. Era nieto por parte materna de Carlos XV. La división era ya una realidad.

En Suecia, durante sus 35 años de reinado, Sofía abanderó muchas causas sociales sobre todo las relacionadas con los derechos de la mujer y el impulso de las reformas sanitarias, como admiradora que era de la enfermera Florence Nightingale. Pese a ello Sofía, guardaba dieta estricta y comía poco. Viuda desde el fallecimiento del Rey en 1907, Sofía empezó a tener problemas de salud provocados por la anemia que padecía y problemas de huesos.

Convertida en reina-madre tras la coronación de su hijo Gustavo V de Suecia, se retiró prácticamente de la vida pública y pasó los últimos años con problemas de movilidad que la obligaban a desplazarse en silla de ruedas.

Sofía falleció en el Palacio Real de Estocolmo en 1913, a los 77 años. Suecia consiguió mantener la neutralidad en la Primera Guerra mundial que estaba próxima a comenzar.

tags: