1. home
  2. /Divulgación

China logra aterrizar con éxito en Marte su sonda Tianwen-1

Con su primer aterrizaje en Marte, quiere alcanzar a Estados Unidos, que ya ha enviado varios dispositivos de investigación para recorrer el planeta

3 Minutos de lectura
Por TU OTRO DIARIO/EUROPA PRESS
China despliega en la superficie de Marte el rover Zhurong

La sonda Tianwen-1

© EuropaPress

China ha logrado este sábado aterrizar en Marte su sonda Tianwen-1, lo que marca un hito al ser la primera vez que consigue posar un módulo de aterrizaje en un planeta que no es la Tierra, según ha informado la agencia estatal de noticias Xinhua. Tianwen-1 despegó de la Tierra el 23 de julio y alcanzó la órbita del planeta rojo en febrero. La sonda aterrizó en su área de aterrizaje preseleccionada en la parte sur de Utopia Planitia, una vasta llanura en el hemisferio norte de Marte, a las 23.18 UTC del 14 de mayo, anunció la CNSA, agencia espacial china. Tianwen 1 llegó a la órbita de Marte en febrero tras un viaje de casi siete meses.

Los controladores de tierra tardaron más de una hora en establecer el éxito del aterrizaje preprogramado. Tuvieron que esperar a que el rover desplegara de forma autónoma sus paneles solares y antena para enviar las señales después del aterrizaje, con un desfase de más de 17 minutos debido a la distancia de 320 millones de kilómetros entre la Tierra y Marte.

“La misión de exploración de Marte ha sido un éxito total”, anunció Zhang Kejian, director de la CNSA, en el Centro de Control Aeroespacial de Pekín. Después de que se confirmó el éxito, el centro de control en Beijing se llenó de vítores y aplausos. Este viernes, la nave espacial comenzó a descender de su órbita de estacionamiento, y la cápsula de entrada que contenía el módulo de aterrizaje y el rover se separó del orbitador aproximadamente a las 20.00 horas UTC.

China despliega en la superficie de Marte el rover Zhurong
©EuropaPress

Después de volar durante aproximadamente tres horas, la cápsula de entrada se precipitó hacia el planeta rojo y entró en la atmósfera de Marte a una altitud de 125 kilómetros, iniciando los conocidos como ‘siete minutos de terror’.

Primero, la forma aerodinámica especialmente diseñada de la cápsula de entrada se desaceleró con la fricción de la atmósfera marciana. Cuando la velocidad de la nave espacial se redujo de 4,8 kilómetros por segundo a unos 460 metros por segundo, se desplegó un enorme paracaídas que cubría un área de unos 200 metros cuadrados para seguir reduciendo la velocidad a menos de 100 metros por segundo.

El paracaídas y el escudo exterior de la nave espacial fueron luego descartados, exponiendo el módulo de aterrizaje y el explorador, y el retrocohete del módulo de aterrizaje se activó para reducir aún más la velocidad de la nave a casi cero. Aproximadamente a 100 metros sobre la superficie marciana, la nave se mantuvo suspendida para identificar obstáculos y midió las pendientes de la superficie. Evitando los obstáculos, seleccionó un área relativamente plana y descendió lentamente, aterrizando de manera segura con sus cuatro patas amortiguadoras.

El descenso de la nave a través de la atmósfera marciana fue extremadamente complicado sin control terrestre y tuvo que ser dirigido por la nave espacial de forma autónoma, explicó Geng Yan, funcionario del Centro de Programa Espacial y Exploración Lunar de la CNSA, citando a Xinhua.

“Cada paso tenía una sola oportunidad y las acciones estaban estrechamente vinculadas. Si hubiera habido alguna fallo, el aterrizaje habría fracasado”, afirmó Geng. El nombre Tianwen, que significa “Preguntas al cielo”, proviene de un poema escrito por el antiguo poeta chino Qu Yuan (aproximadamente 340-278 a. C.). El primer explorador de Marte de China se llama Zhurong en honor al dios del fuego en la antigua mitología china, que remite al nombre chino del planeta rojo: Huoxing (el planeta del fuego).

UTOPIA PLANITIA

Investigaciones anteriores mostraron que el lugar de aterrizaje podría ser el borde de un antiguo océano o lago en la historia temprana de Marte. Los científicos chinos esperan encontrar más evidencia de hielo de agua. El rover, de 240 kilos de peso y propulsado por energía solar, lleva cámaras e instrumentos panorámicos y multiespectrales para analizar la composición de las rocas. Zhurong también tiene previsto investigar las características del subsuelo con un radar de penetración.

Los objetivos científicos de Tianwen-1 incluyen mapear la morfología y la estructura geológica, investigar las características del suelo superficial y la distribución del hielo de agua, analizar la composición del material de la superficie, medir la ionosfera y las características del clima y el medio ambiente marciano en la superficie, y percibir la campos físicos y estructura interna de Marte.