1. home
  2. /Divulgación

La otra huella que el Programa Apolo dejó en la Luna: una Biblia, una obra de Andy Warhol, una baraja de cartas...

Los astronautas tenían permiso pata llevarse algún objeto, pero algunos fueron más allá y dejaron su impronta en el satélite

2 Minutos de lectura
Programa Apolo

La NASA permite a los integrantes de las misiones llevar algún objeto, aunque otros han viajado ocultos y nunca han regresado

© GettyImages

Cada uno de los integrantes de las misiones que formaron parte del Programa Apolo podían llevar consigo un objetivo que les ayudase a estar tranquilos: la mayor parte de los astronautas optaban por fotos de su familia o peluches de sus hijos. El resto optó por objetos más singulares que permanecen en la Luna y que se han transformado en parte de sus secretos.

Buzz Aldrin (Apolo 11), por ejemplo, añadió a su equipaje un pequeño cáliz, pan y vino para poder comulgar en el Espacio. Alan Shepard (Apolo 14) se llevó unos palos y varias pelotas de golf mientras que Charles Duke (Apolo 16) quiso dejar una carta en la que explicaba quién era él y su familia: no duró mucho porque la radiación del sol la hizo ilegible.

El astronauta Edgar Mitchell del Apolo 14, por su parte, viajó con un juego de cartas Zener creadas por Joseph Rhine, un parapsicólogo de la Universidad de Duke. El objetivo era poner en marcha un experimento telepático en el que el piloto del Modulo Lunar de esta misión transmitió las imágenes de la baraja a los receptores en un momento estipulado de antemano: fueron 275 intentos y 68 aciertos, un 25 por ciento.

Programa Apolo
Algunos astronautas se han llevado a la Luna cartas manuscritas, palos de golf, un cáliz… ©GettyImages

El museo de la Luna

Todos estos objetos permanecieron con sus dueños, pero otros se han quedado en en satélite de la Tierra. El más pintoresco, quizás, es un pequeño museo de arte contemporáneo que reside en una de las patas del modulo lunar del Apolo XII. Algo que fue posible gracias a un ingeniero que, a cambio de algún tipo de compensación, no tuvo problemas para esconder una pequeña pieza de cerámica.

No estaba solo en aquella misión. El impulsor fue Forrest Myers, un escultor de Nueva York, que creó una peque superficie en la que se recogieron obras en miniatura de artistas como Andy Warhol, Robert Rauscenberg, David Novros, John Chamberlain o Claes Oldenburg.

La Biblia

Los astronautas del Apolo XII viajaron a la Luna con una Biblia microfilmada, pero se la olvidaron en la nave. David Scott, el comandante del Apolo 15, no cometió el mismo error. Esta misión fue la primera en incorporar un rover lunar que fue conducido por nuestro protagonista. Y fue en este vehículo donde dejó la Biblia de San Cristóbal que le habían dado en su parroquia: la colocó en el panel de control del vehículo antes de regresar a la Tierra.