1. home
  2. /Divulgación

¿Es real todo lo que se cuenta en los relatos bélicos de la antigua Grecia?

Existen evidencias geoquímicas que contradicen relatos de escritores griegos antiguos

2 Minutos de lectura
Por EUROPA PRESS

Este estudio demuestra el poder de los restos arqueológicos para probar las afirmaciones de los textos históricos y revela un posible sesgo en los escritos antiguos

© GettyImages

Evidencia geoquímica ha revelado que los ejércitos contendientes en las Batallas de Himera fueron una mezcla de lugareños y extranjeros, lo que contradice algunos relatos de escritores griegos antiguos. Esta es la conclusión de un estudio publicado en PLOS ONE por un equipo investigador liderado por Katherine Reinberger de la Universidad de Georgia.

En 480 a. C., la antigua ciudad griega de Himera, en Sicilia, luchó con éxito contra un ejército cartaginés. En 409 a. C., Cartago atacó de nuevo y Himera cayó. Los historiadores de la época, incluidos Herodoto y Diodoro Siculus, escriben que Himera se mantuvo fuerte en la primera batalla gracias a la ayuda de los aliados griegos, mientras que no recibió ayuda en la segunda batalla. Sin embargo, dada la perspectiva limitada y partidista de esos historiadores antiguos, estos relatos pueden estar incompletos y sesgados.

Los autores del presente estudio probaron estas afirmaciones históricas contra la evidencia geoquímica. Tomaron muestras de isótopos de estroncio y oxígeno del esmalte de los dientes de 62 soldados que lucharon en las batallas. La química de los dientes de los soldados variaba según su región de origen.

Batalla de Himera
Los soldados de griegos de las batallas resultan ser mercenarios y soldados extranjeros contratados por Grecia ©GettyImages

Los investigadores encontraron que solo alrededor de un tercio de los soldados de Himera de la primera batalla eran locales del área, mientras que alrededor de tres cuartos eran locales en la segunda batalla, corroborando las afirmaciones escritas de que Himera recibió más ayuda de forasteros la primera vez que en la segunda batalla. Sin embargo, la evidencia también muestra que, contrariamente a los relatos escritos, muchos forasteros no eran aliados griegos, sino que eran mercenarios contratados fuera de los territorios griegos.

Este estudio demuestra el poder de los restos arqueológicos para probar las afirmaciones de los textos históricos y revela un posible sesgo en los escritos antiguos. Los historiadores griegos antiguos podrían haber minimizado intencionalmente el papel de los mercenarios extranjeros en las Batallas de Himera en un intento de mantener una narrativa más centrada en Grecia y evitar el tema, potencialmente desagradable para la sociedad griega, de los mercenarios extranjeros contratados.

Los autores añaden: "Aquí pudimos usar isótopos para apoyar a los historiadores antiguos, al mismo tiempo que desafiamos esas fuentes al encontrar evidencia de mercenarios y soldados potencialmente extranjeros de orígenes geográficos muy diversos. Este estudio también es importante para futuros estudios de migración en el Mediterráneo ampliando la red de valores isotópicos comparativos".