1. home
  2. /Divulgación

Xiye Bastida, la Greta Thunberg mexicana que ha hablado claro (y cara a cara) a los líderes mundiales

Con tan solo 19 años, ha reprendido a dirigentes de varios países, entre ellos al presidente estadounidense Joe Biden, en la Cumbre del Clima de este jueves

2 Minutos de lectura
Activista climática

Xiye Bastida, de 19 años, ha intervenido en la Cumbre del Clima de este año, en la que participan una veintena de jefes de Estado y de Gobierno

© GettyImages

Xiye Bastida es una activista medioambiental mexicana de tan solo 19 años que ha cobrado importante protagonismo en los últimos meses y empieza a ser conocida ya como la ‘Greta Thunberg de América’. Como ya hiciera la joven sueca el año pasado, cuando espetó a los líderes mundiales eso de “¿cómo os atrevéis?” en la Cumbre del Clima, Bastida ha seguido sus pasos y ha sido muy clara hablando, cara a cara, a jefes de Estado y de Gobierno internacionales, entre ellos, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, anfitrión de la cumbre de 2021, celebrada este jueves y este viernes.

Xiye Bastida
Bastida tuvo que emigrar a causa de los efectos del cambio climático en su pueblo natal ©GettyImages

“Yo no quería venir aquí y leerles nuestras preocupaciones. Si hubieran estado escuchándonos, ya sabrían cuáles son”. Así arrancaba un discurso que incidía especialmente en las causas detrás de la crisis del clima: “los sistemas dañinos del colonialismo, la opresión, el capitalismo y el greenwashing”. El greenwashing es una estrategia de imagen con la que algunas marcas se presentan como ecológicas cuando realmente no lo son y cuyas malas praxis afecta enormemente a un importante porcentaje de población del planeta.

“La mayoría de los líderes que hay en esta cumbre son del norte global, que históricamente ha perpetuado estos sistemas”, señalaba. “Las comunidades más afectadas, las que han quedado desplazadas por sequías, inundaciones, incendios, fracasos en cosechas y abusos de derechos no están bien representadas aquí”. Y esa, precisamente, es su historia personal.

Activistas climáticas
Xiye junto a Greta Thunberg durante el viaje de ésta a Nueva York en 2019 para promocionar el movimiento ‘Fridays For Future’ ©CordonPress

Xiye y su familia emigraron a Estados Unidos a causa del cambio climático

Bastida ha podido comprobar en primera persona que el cambio climático es ya una realidad. Perteneciente a una comunidad indígena mexicana, la Otomí-Tolteca, se vio obligada a abandonar su pueblo natal, San Pedro Tultepec. La región llevaba años sufriendo una importante sequía hasta que, en septiembre de 2015, unas inusitadas lluvias torrenciales pilló a todos por sorpresa. Decenas de casas quedaron anegadas y cientos de personas perdieron su modo de vida por los destrozos causados. La zona quedó devastada y hubo unos 8.000 afectados directos.

Entre ellos, Xiye y su familia, que después de aquello se vieron obligados a emigrar a Estados Unidos. Tanto su experiencia como Greta Thunberg le servirían de inspiración para unirse a la causa climática y, en marzo de 2019, comenzó a encabezar huelgas estudiantiles del movimiento Fridays for Future. Su figura ha ido cobrando cada vez más protagonismo y por eso ha sido invitada a participar en la Cumbre del Clima de este año.

Activista climática
Bastida ve como un gran paso la decisión de Estados Unidos de reducir a la mitad ©CordonPress

El clima es una cuestión de ‘justicia social’

La activista mexicana tiene claro que gran parte de la problemática que encierra el cambio climático es una cuestión de “justicia social”. Según ella, los países del norte han favorecido la creación de “zonas de sacrificio” en el sur y comunidades “negras y latinas” en las potencias económicas, pero no todo lo expuesto en su intervención ha sido crítico. También se ha mostrado satisfecha con el anuncio de Estados Unidos de reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero, sin renunciar a exigir a los líderes mundiales escucha activa a los jóvenes, reducida ahora a actos simbólicos: “Es hora de que dejen de darnos las gracias por ser activistas”.