1. home
  2. /Divulgación

La sorprendente historia de la tribu indígena que creía que Felipe de Edimburgo era su dios

Aunque están devastados por su reciente muerte, creen que el espíritu del marido de la reina Isabel sigue vivo

2 Minutos de lectura
Tribu de la isla de Tanna

Miembros de los vanuatu portan imágenes de Felipe de Edimburgo, a quien veneran como a un dios tribal, tras saber que había fallecido

© GettyImages

Una tribu de la isla de Tanna (en el Pacífico) lleva décadas venerando a Felipe de Edimburgo, convencidos de que es una deidad, hijo de carne y hueso “de un importante dios que habita en una de las montañas de la isla”, como explica el antropólogo Kirk Huffman a la BBC. Estos indígenas creen firmemente que con él se había cumplido una antigua profecía que hablaba de un miembro de la tribu que iba a abandonar “la isla en su forma espiritual original para encontrar una poderosa esposa en el extranjero”.

Tribu de la isla de Tanna
Los vanuatu creen que Felipe de Edimburgo regresará en su forma espiritual a la isla de Tanna ©GettyImages

Para ellos no había duda alguna de que ese héroe profético era el Príncipe Felipe, casado con la reina Isabel II de Inglaterra. Según estos indígenas, Tanna es el origen del mundo y su fin último es promover la paz. Esa precisamente sería la misión su venerado dios: tratar de fomentar la paz a todos los rincones del planeta desde su papel de mandatario de Reino Unido. Cuando cumpliera su misión, regresaría a Tanna.

La muerte del duque de Edimburgo, aunque les ha causado gran pesar, no pone en entredicho su fe, puesto que ven que el ansiado regreso se producirá y que volverá en su forma espiritual. De hecho, creen que su alma ya ha emprendido su último viaje, cruzando los mares del océano Pacífico para residir por siempre en su hogar espiritual, en Tanna.

¿Cómo surgió esta creencia?

El origen de esta fe no está claro, pero sí parece evidente que la avivó el viaje que el matrimonio real realizó a la isla (integrada en la Commonwealth) en 1974. Como es de suponer, ellos no se propusieron ni remotamente ser venerados como dioses, pero que el marido de la reina participase en algunos rituales en señal de respeto fue interpretado por algunos miembros de la tribu como una clara señal de que era uno más de ellos.

Desde su marcha y a lo largo de los años, estos habitantes de Vanuatu han enviado obsequios (sin valor económico pero sí para su tradición) al duque de Edimburgo, a quien también pedían fotografías. Él siempre atendía a sus peticiones e incluso recibió en alguna ocasión en palacio a representantes de la tribu. Una de las solicitudes más importantes para estos aldeanos fue que se hiciese una fotografía con un garrote ceremonial que le habían hecho llegar. Accedió con agradecimiento y les mandó la imagen.

Vanuatu
Cuando Felipe de Edimburgo visitó la isla junto a la reina Isabel II, en 1974, participó en varios ritos tribales ©GettyImages

El luto por el duque de Edimburgo en la isla de Tanna

Teniendo en cuenta que creen que es ahora cuando su dios está a punto de regresar en su forma espiritual, el luto en esta tribu es más bien un acto ceremonial con el que buscan honrarle, pero también han enviado “mensajes de condolencia a la familia real y al pueblo de Inglaterra”, como explica el líder tribal Yapa. “La conexión entre la isla de Tanna y el pueblo inglés es muy fuerte”, asegura.

Desde el pasado viernes y durante las próximas semanas, se suceden ritos en honor de Felipe de Inglaterra, como una procesión en la que se exhiben recuerdos de su forma terrenal, danzas rituales o cultos en los que los hombres beben kava, una bebida ceremonial que solo se dispensa en ocasiones especiales. Todos esos actos culminarán con una importante reunión de los miembros de la tribu que dará por terminado el duelo.