1. home
  2. /Divulgación

Gustavo Zerbino, el superviviente de la tragedia de los Andes que triunfa como conferenciante y coach

Actualmente tiene 68 años, es padre de seis hijos y ejerce la medicina

2 Minutos de lectura
TU OTRO DIARIO
Rugby World Cup Trophy Tour - Montevideo: Day 1

Además de trabajar como médico, Gustavo es empresario del sector farmacéutico

© GettyImages

Hay experiencias en la vida que marcan un antes y un después y que aunque logran superarse, nunca se olvidan y dejan una huella imposible de borrar. Esta es una de ellas, la vivida por Gustavo Zerbino, uno de los supervivientes del accidente de avión de Los Andes de 1972 en el que fallecieron 29 personas y cuya historia fue llevada al cine en la película ¡Viven!. Gustavo, que por aquel entonces tenía 19 años, viajaba con su equipo de rugby a Santiago de Chile cuando el aparato se precipitó sobre un glaciar jamás explorado por el hombre a 4.800 metros de altura. En el impacto, 13 de los 40 tripulantes murieron en el acto, y otros 13 de ellos, días después debido a las heridas, el hambre y el frío. Sin embargo, 16 de ellos lograron mantenerse con vida 73 días soportando temperaturas de hasta 40 grados bajo cero y con un único objetivo en su cabeza: “sobrevivir”.

Uruguayan survivor of an aircraft that c
Gustavo, a quien vemos en la imagen junto a su hermana, ha señalado que el espíritu de superación adquirido con el deporte le ayudó a sobrevivir ©GettyImages

Ahora 49 años después de aquel trágico accidente, Gustavo, que tiene 68 años, es médico, empresario del sector farmacéutico e imparte conferencias sobre motivación, liderazgo y gestión ante la adversidad con el objetivo de promover los valores y principios que hacen la diferencia para tener éxito. Padre de familia numerosa ( tiene seis hijos), Zerbino participaba ayer por videoconferencia desde Montevideo en un coloquio organizado por la Fundación Mentor de Vigo en la que narró su experiencia de vida e instó a todo el mundo en estos tiempos de pandemia a no preocuparse por el pasado ni el futuro, pues según sus palabras, el primero de ellos “no se puede cambiar” y el segundo “no se puede controlar”. “No se puede avanzar en la vida mirando al espejo retrovisor“ afirmaba.

Gustavo, que llegó a perder 40 kilos durante el tiempo que permanecieron sin ser localizados en el glaciar, ha señalado que el impacto de la pandemia del coronavirus en la población mundial le recuerda a cuando los supervivientes de los Andes escucharon en la cordillera diez días después del accidente que se había suspendido su búsqueda y que los habían dado por muertos. “En aquel momento dejamos de esperar el rescate del mundo exterior y nos dimos cuenta que para sobrevivir dependíamos únicamente de nosotros; percibimos que no podíamos quejarnos, sentir miedo o pánico porque nos paralizaba y consumía toda la energía que nos quedaba” ha señalado el superviviente.

Acerca de la tragedia ocurrida hace casi medio siglo, el relator ha manifestado que se trató de “una verdadera historia de amor, amistad y solidaridad”, y ha reconocido que para lograr sobrevivir les fue ”de gran utilidad” la disciplina, el compromiso, la responsabilidad y perseverancia que les enseñó el deporte.

A colación de ello, Zerbino ha puesto en valor la humildad y la importancia de perder el miedo a equivocarse y a pedir perdón. Finalmente, ha reflexionado que las personas hoy en día están “totalmente disociadas”. ”Vivimos en un mundo virtual en el que podemos estar en todos sitios al mismo tiempo y no estamos en ninguno”, ha lamentado.