1. home
  2. /Divulgación

Malena Ernman, madre de Greta Thunberg, revela la dura infancia de su hija: ‘Dejo de hablar y comer a los 11 años’

Explica cómo fue la vida de la pequeña hasta que los médicos le diagnosticaron, entre otras dolencias, Síndrome de Asperger

2 Minutos de lectura
La madre de Greta Thunberg

Malena Ernman es una de las personas más populares de Suecia debido a su extensa carrera en el mundo de la música

© GettyImages

Sara Magdalena Ernman, conocida como Malena Ernman (su nombre artístico) es una de las personas más populares de Suecia debido a su extensa carrera en el mundo de la música. No en vano, en 2009, representó a su país en el Festival de Eurovisión y gracias a su actuación fue nombrada cantante de la corte por el rey Carlos Gustavo de Suecia. En el plano personal hablamos de la madre de Greta Thunberg, que ha revelado la dura infancia de su hija.

El libro titulado Our house is on fire: scenes of a family and a planet in crisis (Nuestra casa está ardiendo: una familia y un planeta en crisis) cuenta cómo fueron los primeros años de vida hasta que los médicos diagnosticaron a Greta varias dolencias entre las que figura el Síndrome de Asperger. Un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, incluye resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad del pensamiento así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes.

La madre de Greta Thunberg
El relato de Malena termina con el primer discurso multitudinario que dio su hija en Suecia ©GettyImages

Los problemas de Greta

Malena Ernman explica que su hija lloraba de noche cuando debería estar durmiendo, una escena que se repetía “de camino a la escuela, en sus clases y durante sus descansos. Los profesores llamaban a casa casi todos los días”. Greta dejó de lado algunas de sus actividades como tocar el piano, pero también paró de reír, de hablar e, incluso, de comer.

Después de un par de meses, la niña había perdido diez kilos: una cifra considerable para su edad: “Su temperatura corporal era baja. Su pulso y su presión arterial indicaban claramente signos de inanición”. Tan débil estaba que no tenía energía suficiente para subir las escaleras y su puntuación en las pruebas de depresión era “altísima”.

La madre de Greta Thunberg
Cuando Greta decidió dedicar su vida a la lucha contra el cambio climático, toda la familia se volcó en la causa ©GettyImages

El documental que lo cambió todo

Fue entonces cuando llegó el detonante que lo cambió todo: Greta vio en el colegio un documental sobre la isla de plástico que flota en el Pacífico Sur. Malena Ernman explica que su hija vio lo que el resto no quería ver: días después de visionar el reportaje sus compañeros habían pasado página mientras ella había decidido que dedicaría su vida a luchar contra el cambio climático.

La madre de Greta relata que todos se volcaron en el objetivo de la niña, que acabaría convirtiéndola en un icono mundial. Y concluye con el primer discurso multitudinario que dio en Suecia, su país natal, en 2018. Un año después, la pequeña Greta alzó la voz en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para recordar a las grandes potencias que no habían hecho nada para a evitar el cambio climático que acusa el planeta.