1. home
  2. /Divulgación

La conmovedora historia de Junko Tabei, la primera mujer en conquistar el Everest contra todo pronóstico

La japonesa pasó a la historia por su hazaña en 1975 y por desafiar a toda una sociedad que se negaba a creer en ella

2 Minutos de lectura
Junko Tabei, la primera mujer en subir al Everest

Junko Tabei fue la primera mujer en subir al Everest, en 1975

© GettyImages

El 16 de mayo de 1975, Junko Tabei llegaba a la cima del Everest, dejando en alto su nombre, el de su país y el de toda una generación de mujeres que luchaban por ser reconocidas en sus diferentes ámbitos. La japonesa de metro y medio de estatura y con 36 años se convertía en la primera mujer en lograr tal hazaña, muy a pesar de que en su tiempo, el alpinismo era considerado una actividad de hombres.

Junko Tabei, nacida el 22 de septiembre de 1939 en Miharu, Japón, a inicios de la Segunda Guerra Mundial, fue una niña menudita y ante los ojos de los demás, muy frágil, pese a eso, creció con la firme convicción de superación y en 1969, fundó su primer club de montaña solo para mujeres. Con el grupo que formó, completó en 1970 su primer ascenso al macizo montañoso de Nepal: Annapurma.

“A diferencia de otros deportes, el alpinismo no es una disciplina de competencia (...) Cada persona debe completar la tarea por sí misma”, así describe Tabei, en su autobiografía, la actividad que le dio tantas satisfacciones a lo largo de su vida y gracias a la que conquistó la cima de 76 de las montañas más altas del mundo.

Cuando la alpinista escaló 8.848 metros para llegar a la cima del Everest, era ya madre de una niña de tres años y contaba con el apoyo de su marido Masanobu Tabei, también escalador, sin embargo, tenía en su contra a toda una sociedad que en los 70 no veía bien que una mujer casada con hijos, dejará a su familia durante meses para dedicarse a una actividad “propia de hombres”. De hecho en su día, hubo hombres que se negaron a participar en las expediciones de las que ella formaba parte.

1975: Año internacional de la mujer

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) declaraba 1975 como el Año internacional de la mujer, por lo que las autoridades de Nepal decidieron celebrarlo otorgando el permiso para que una expedición compuesta por 15 mujeres alpinistas ascendiera al Everest, la montaña más alta del mundo.

Lo consiguieron. Muy a pesar de las críticas, de los pocos medios de comunicación que prestaron atención a la hazaña y de las burlas a las 15 valientes que se enfrentaban al titánico reto, la expedición de las japonesas fue un éxito.

Junko Tabei conversando con un guía de expedición, poco antes de su ascenso al Everest, en 1975
Antes de conquistar el Everest, cada que la alpinista pedía un patrocinio para continuar con su actividad, las respuestas habituales eran: “Deberías estar en casa criando niños y no en el Himalaya” ©GettyImages

La avalancha que no detuvo a Junko Tabei

Ya en el ascenso al Everest, también conocido como “Frente del cielo”, a unos 6.300 metros de altura sobre el nivel del mar, la expedición fue sorprendida por una avalancha y Tabei quedó sepultada. Seis ayudantes y guías de expedición, conocidos como sherpas, ayudaron a sacarla de entre la nieve cuando incluso ya había perdido el conocimiento. Después del peligroso percance y aún con más determinación que al comienzo, el ascenso continuó. Ya quedaban poco más de 2.000 metros para completar la hazaña.

La expedición descendió de las alturas del Everest y las 15 mujeres fueron recibidas por el rey de Nepal, entre otras autoridades del país asiático. Ese 16 de mayo de 1975, la historia del feminismo había ido un paso adelante.

Dejando una vida de logros y orgullo para las mujeres y sobre todo para sus hijos, Noriko y Shinya, la alpinista falleció con 76 años, el 20 de octubre de 2016 después de una larga batalla contra el cáncer que la aquejó durante cuatro años.