1. home
  2. /Divulgación

Una semana laboral de cuatro días, ¿es posible en España?

Son muchos estudios los que avalan este sistema asegurando que la productividad aumenta por encima del 25%

2 Minutos de lectura
Business people working at desk by windows

La productividad aumenta por encima del 25%

© GettyImages

El coronavirus ha cambiado nuestra forma de vida y ha roto muchos esquemas. Con la llegada del Estado de Alarma y del confinamiento, se impuso el teletrabajo y ahora, meses después, empiezan a aflorar nuevas ideas en torno al ámbito laboral. Una de ellas pasa por reducir la semana de trabajo de cinco a cuatro días, pero ¿esto es una posibilidad real en España?

El origen de este debate lo encontramos en Nueva Zelanda, donde Jacinda Ardern, la primera ministra, aseguró que se están planteando una jornada laboral más corta con el objetivo de reactivar la industria. Creen que de esta manera estimularán la economía e incentivarán el turismo doméstico porque los trabajadores tendrán un día más para consumir.

Lo cierto es que esta estructura no es ninguna novedad. Hay empresas de Japón que ya la aplican y que han visto como su productividad se incrementaba hasta un 40%. Algunos países del norte de Europa también han apostado por ella y otros tantos empiezan a valorar esta opción… aunque lo cierto es que es algo que compete e a las empresas y a sus empleados ya que no se les puede forzar a ello.

Overhead view of design team having project meeting in office
Los trabajadores pasarían de hacer 40 horas a 32 ©GettyImages

El sistema

¿En qué consiste una semana laboral de cuatro días? No se trata de hacer lo mismo en menos tiempo, sino en seguir teniendo jornadas normales de ocho horas. Efectivamente pasaríamos de 40 horas a 32 y para ello lo normal es que las empresas dividan a sus empleados en turnos: la mitad libra el lunes y el resto lo hace el viernes.

Son muchos los estudios que avalan este sistema asegurando que el incremento de la productividad se sitúa por encima del 25%. La razón es sencilla: al tener menos tiempo, lo aprovechamos de forma más inteligente y no lo desperdiciamos en cosas que no importan. Y como el resto de la empresa está en la misma situación, son más respetuosos e interrumpen menos.

Businesswoman doing presentation in big boardroom
La plantilla se dividiría en dos y cada parte libraría un día ©GettyImages

De la teoría a la práctica

¿Dónde está el problema entonces? En que todo esto es la teoría y la práctica es más complicada de lo que parece. Son muchas las empresas que, debido a sus características, no pueden permitirse parar un departamento durante un día por lo que tendrían que aplicar la semana laboral sin uniformidad… con todo lo que eso conlleva. Además, algunas compañías no pueden ampliar la plantilla o externalizar algunos servicios para solucionar este hándicap.

Por otro lado están los empleados que tienen ciertos recelos a la hora de recortar sus días de trabajo y más aún si esto puede repercutir en su sueldo. Ir a la oficina menos horas a cambio de un 75% de su salario no es algo que todos se pueden permitir. Por lo tanto, ¿es viable la semana laboral de cuatro días en España? Todo dependerá de cada empresa… aunque si la medida llegase por parte de las autoridades tendríamos que adaptarnos como ha sucedido con el teletrabajo.