1. home
  2. /Divulgación

Coronavirus: ¿podemos contagiarnos de COVID-19 a través de los ojos?

Los ojos pueden ser una potencial puerta de entrada de virus en el cuerpo

2 Minutos de lectura
Ambulance station in Uzhhorod

Coronavirus: ¿podemos contagiarnos de coronavirus a través de los ojos?

© GettyImages

A medida que se va conociendo más información sobre el coronavirus, las formas de contagio continúan siendo una de las principales preocupaciones entre la población. Desde el principio se ha aconsejado protegerse de la infección mediante la mascarilla, el distanciamiento físico y el frecuente lavado de manos. ¿Pero qué pasa con los ojos? ¿Es posible contagiarse? ¿Deberíamos llevar gafas?

Es posible, pero resulta menos probable contraer el virus a través de los ojos que por la nariz o la boca, o inhalarlo, aseguró a ‘CNN’ Thomas Steinemann, portavoz clínico de la Academia Estadounidense de Oftalmología. Los primeros estudios que se publicaron en torno al tema fueron en China y se apuntaba a la posibilidad de contagio a través del epitelio de la córnea así como a través de la mucosa de los ojos, llamada conjuntiva. De hecho, unos análisis en unos macacos a los que se les inoculó el virus a través de la conjuntiva, mostró que alguno de ellos se infectaron y que la carga verídica era inferior a la infección por la vía respiratoria.

WHO's Last Working Day In Wuhan
Coronavirus: ¿podemos contagiarnos de coronavirus a través de los ojos?©GettyImages

“El mecanismo de entrada de los coronavirus en las células se produce mediante el receptor de la enzima convertidora de la angiotensina 2 (ACE2). Este receptor para los coronavirus y el SARS-CoV-2 también está presente en las células oculares, y esta es la razón de que esos pacientes también puedan tener manifestaciones oculares”, explicó Cristina Peris Martínez, Directora Médico, Oftalmología Médica, en un artículo en ‘The Conversation’.

“Los aerosoles infectados por el virus entran en contacto con la superficie ocular y, posteriormente, al sistema respiratorio a través del conducto. Anatómicamente, la mucosa conjuntival y la mucosa respiratoria están conectadas a través de este conducto”, matiza Martínez.

Por tanto, la transmisión del virus a través de la superficie ocular y la lágrima es factible, pero la posibilidad real de que ocurra es muy baja.

¿Llevar gafas?

El uso de llevar gafas especiales con el fin de intentar poner más medidas de barrera para prevenir contagiarse no está aún claro. Un estudio publicado el pasado septiembre en ‘JAMA Ophthalmology’ realizado por un equipo de investigación en China descubrieron que la proporción de pacientes que utilizaban gafas durante más de ocho horas al día era significativamente menor que en la población general. A partir de estos datos, los investigadores afirmaron que el uso de gafas durante más de un tercio del día puede proporcionar cierta protección contra la infección por SARS-CoV-2, y que las gafas pueden actuar como una barrera parcial para ayudar a evitar que las personas se toquen los ojos.

Sin embargo, según un experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins Medicine (Estados Unidos), esos hallazgos aún no significan que todo el mundo deba ponerse un par de gafas como Clark Kent para mejorar sus “superpoderes” ante una posible infección del coronavirus. De hecho , son el personal sanitario el que hace por ahora un uso de las gafas.

Aún así, hay formas de reducir el riesgo como y los expertos apuntan a lavarse las manos continuamente y evitar frotarse los ojos.

Manifestaciones en los ojos

Conjuntivitis, ojo seco, sensación de cuerpo extraño, picazón o desenfoque de la visión son algunas de las manifestaciones oculares que se han registrado. Un estudio publicado en ‘The Journal of Medical Virology’ en el que se analizó a 30 pacientes hospitalizados por COVID-19, solo 1 de los 30 pacientes tuvo afectación ocular con conjuntivitis, pero buscaron el virus en la lágrima de todos ellos, y el resultado fue que únicamente la persona que sufría conjuntivitis tenía también el virus en la lágrima. Los otros 29 pacientes que tenían el virus en la nariz y en la garganta no lo tenían en los ojos.