1. home
  2. /Divulgación

Isabel Bowes-Lyon: la Reina Madre

Isabel desempeñó un papel principal en la II Guerra Mundial como símbolo de la resistencia frente a los nazis

3 Minutos de lectura
Reina Madre

Hitler dijo de ella que era la mujer más peligrosa de Europa

© CordonPress

Hitler dijo de ella que era la mujer más peligrosa de Europa. No estaba destinada a reinar, pero la abdicación de su cuñado Eduardo VIII por el amor de Wallis Simpson, la convirtió en Reina. Desempeñó un papel principal en la II Guerra Mundial como símbolo de la resistencia frente a los nazis. Se negó a abandonar Londres durante los bombardeos alemanes y estuvo junto a su esposo, Jorge VI, en las tareas de reconstrucción del país una vez terminado el conflicto. Sus coloristas vestidos y sobreros, todavía no han sido superados por ningún miembro de casa Windsor. Ni siquiera su hija, Isabel II, ha alcanzado las cotas de popularidad que siempre acompañaron a esta noble escocesa, a la que el destino iba a legar un papel en la historia.

La hemos visto en todas las temporadas de The Crown, pero ¿quién fue realmente la madre de Isabel II? Isabel Bowes-Lyon nació en Londres en 1900 en una familia noble de origen escocés. Ella, no era miembro de la realeza. Tan solo, hija de un conde. Creció en Mayfair aunque pasaba largas temporadas en el castillo de Glamis que su padre poseía en Angus. Cuando tenía catorce años vio cómo uno de sus hermanos mayores perdía la vida en la Gran Guerra y otro, padecía secuelas de por vida.

La Reina Madre
Isabel Bowes no era miembro de la realeza, tan solo hija de un conde, pero se casó con el entonces Duque de York©Wikimedia Commons

Terminado el conflicto, conoció al entonces Duque de York, Alberto, segundo de los hijos del Rey Jorge V y de María de Teck. Era introvertido, recatado y un poco tartamudo, pero desde el primer momento se enamoró de esta joven sonriente y arrolladora, aunque poco atractiva. Ella le rechazo dos veces –por “miedo a perder su libertad” dirá- pero finalmente se casaron en Westminster en 1923. Desde ese momento, su papel institucional en el seno de la Familia Real creció como la espuma.

Tremendamente activa en su función pública, iba a ser el eslabón determinante en la conocida como “crisis de la abdicación” provocada por la entrada en el escenario real de la divorciada americana Wallis Simpson. Fue el principal apoyo de su marido, el apocado Berty, cuando la irresponsabilidad de su hermano Eduardo, le llevó a ocupar la corona. El 12 de mayo de 1937 era coronado en la Abadía de Westminster: sobre la cabeza de Isabel Bowes-Lyon lucía ya la corona de platino con el diamante “Koh-I-Noor”, uno de los más grandes del mundo.

El papel político del matrimonio resultó crucial en una Europa a punto de explotar. Sus viajes institucionales para reforzar las alianzas con Francia y Estados Unidos ante el expansionismo alemán, se convirtieron en un elemento determinante de la política del Imperio Británico.

Reina Madre
Muy querida por los ingleses y su familia, se convirtió en un símbolo de resistencia para toda la población©Wikimedia commons

Isabel, causó una gratísima impresión al matrimonio Roosevelt y su estancia en Canadá, reforzó los lazos de unión entre ambos continentes. Aunque inicialmente partidaria del apaciguamiento en una posición compartida con el Rey y Neville Chamberlain, fue la primera en respaldar a Winston Churchill cuando en 1940 era nombrado Primer Ministro. Se dice que se negó a abandonar Londres al afirmar que “mis hijas no se irán sin mí, yo no me iré sin mi marido y el Rey nunca se irá”. Así que se convirtió en un símbolo de resistencia para toda la población. Por el día en Buckingham o visitando los barrios incendiados por las bombas. Las noches, las pasaba con Isabel y Margarita, en Windsor.

Sus diseños de Norman Hartnell marcaron un estilismo propio e insuperable. Viuda desde 1952, mantuvo una intensísima agenda oficial hasta la vejez. Su eterna sonrisa, su afición a las carreras de caballos, a Edith Piaf y su gin-tonic, son otros rasgos de su identidad. Fue un personaje popular, tremendamente querido por los ingleses y su familia. Sus nietos, la adoraban. Ya muy mayor y enferma, fue capaz de asistir a los funerales de su hija Margarita. Isabel Bowes-Lyon, la “Reina Madre”, falleció en Windsor en 2002. Había cumplido los 101 años.

tags: