1. home
  2. /Divulgación

El discreto y solidario segundo plano que ocupa Flora Pérez, la mujer de Amancio Ortega

Es la vicepresidenta de la fundación con la que lleva a cabo diferentes proyectos en ámbitos educativos, sanitarios, sociales…

2 Minutos de lectura
Es la mujer de Amancio Ortega

Flora Pérez es socia de Inditex y también es consejera de Pontegadea, el holding de Amancio Ortega

© GTres

Ser el fundador de Inditex convirtió a Amancio Ortega en el hombre más rico de España, en uno de los más acaudalados del mundo y en uno de los rostros más populares, aunque a él no le guste prodigarse en público. Una característica que comparte con su segunda mujer, Flora Pérez: son contadas las ocasiones en las que hemos visto a la vicepresidenta de su fundación y la última ha sido con motivo de una de sus donaciones.

La vida de Flora Pérez está marcada por los humildes orígenes de su familia, que emigró del campo a la ciudad para buscar un futuro mejor. A principios de los años ochenta su vida cambió cuando pasó del departamento de corte en una de las fábricas que Inditex tiene en Sabón a una de las tiendas que la marca tiene en Vigo. La discreción siempre fue una de sus señas, también en la relación con Amancio Ortega con quien contrajo matrimonio en 2001. Una ceremonia celebrada en una de las propiedades del empresario: el Pazo do Drozo.

A pesar de estar casa con uno de los hombres más ricos del mundo, Flora se ha mantenido fiel a sus orígenes. Los que la conocen dicen que le cuesta no trabajar en casa y que trata por igual a todos los trabajadores, independiente de su rango. Además de poseer su propio paquete de acciones en Inditex, también es consejera de Pontegadea (el holding del empresario). Sin embargo, es la vicepresidencia de la Fundación Amancio Ortega lo que de verdad le llena.

Es la mujer de Amancio Ortega
La vicepresidencia de la Fundación Amancio Ortega es lo que más le llena©GTres

La Fundación Amancio Ortega

Llegó a ella en 2005 y desde entonces han destinado más de 500 millones de euros a diferentes proyectos relacionados con el ámbito sanitario, educativo, social… Y, según las cuentas de la institución, se han comprometido a entregar otros 373 millones hasta 2024. Flora es la imagen de la Fundación, aunque lo cierto es que ejerce desde un discreto segundo plano que abandona muy pocas veces.

La última ha sido con motivo de la nueva escuela infantil que han donado a la localidad de Bembrive. Es el noveno centro educativo que construyen dentro de un proyecto con el que buscan reforzar la atención a los niños de 0 a 3 años en distintos municipios gallegos.

En el ámbito educativo son más de 10.000 personas las que se han beneficiado del hacer de la Fundación Amancio Ortega, que también cuenta con el programa de becas High School para que alumnos y profesorado amplíen su formación en Estados Unidos y Canadá. A esto hay que añadir la creación en 2014 del Centro Tecnológico de Formación en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) o su colaboración en el Máster en Producción Xornalística e Audiovisual que se imparte en la Universidad de Coruña (UDC).

Es la mujer de Amancio Ortega
Desde la fundación colabora en diferentes proyectos relacionados con el ámbito sanitario, educativo, social©GTres

Sanidad, proyectos sociales…

Las donaciones de la Fundación Amancio Ortega han tenido otros destinos como el sanitario: invirtieron 310 millones para comprar equipamiento oncológico (mamógrafos y aceleradores lineales para tratamientos de radioterapia) destinado a los hospitales públicos de toda España. La atención sociosanitaria a los más mayores también se ha beneficiado a través de la financiación (90 millones de euros) de siete residencias en varias ciudades de Galicia.

Son conocidos, también, los donativos a los Bancos de Alimentos, a Cáritas o a una fundación de Tanzania que colabora en un proyecto de formación agrícola. Al mismo tiempo, subvencionó la compra del balneario de Arteixo, la localidad donde está la sede de Inditex, para convertirlo en un centro social público. Y todo esto sin olvidar el material sanitario que proporcionó durante los primeros meses de la pandemia del coronavirus.