1. home
  2. /Divulgación

La diferencia entre los casos leves y graves de coronavirus la marca el receptor NKG2C

Un estudio de la Universidad de Viena ha concluido que la ausencia de este elemento es clave para el sistema inmunitario

2 Minutos de lectura
Esta mutación es más contagiosa

La interacción de receptores como NKG2C con el COVID-19 es fundamental para la destrucción de las células infectadas por el virus

© GettyImages

¿Por qué el coronavirus ataca con más virulencia a unas personas y otras lo sufren de forma más leve? La respuesta está, evidentemente, en el sistema inmunitario. Un estudio publicado por la revista Genetics in Medicine centra el foco en el elemento defensivo que decanta la balanza hacia un lado o hacia otro: el receptor NKG2C.

Hasta ahora sabemos que la interacción entre el COVID-19 y nuestras defensas influyen de forma reveladora tanto en el curso y como en la gravedad de la enfermedad en cada paciente. El citado informe lo explica así: “La respuesta inmunitaria antiviral por parte de las células asesinas naturales (NK) es normalmente un paso importante para combatir la replicación viral durante la fase inicial de la infección”.

Podría aumentar la propagación del coronavirus
Una ausencia parcial o total del receptor NKG2C tienden a representar los casos más severos©GettyImages

Las células NK

Y aquí llega un nuevo concepto: las células NK, llamadas así por su nomenclatura en inglés “Natural Killer” que significa “asesina natural” aunque en el ámbito científico se refieren a ellas como células asesinas. Se trata de un linfocito del sistema inmunitario cuyo papel es fundamental para la defensa del organismo. La razón es sencilla: tienen una serie de receptores activadores específicos en su superficie, entre los que está el NKG2C, que se comunican con una célula infectada a través de una de sus estructuras específicas: el HLA-E.

Esta interacción conduce a la destrucción de las células infectadas por el virus. El problema es que, según el citado estudio, “cerca del 4 por ciento de la población carece naturalmente del NKG2C debido a una variación genética y un 30 por ciento sólo lo posee de manera parcial”. Las pacientes con los cuadros clínicos graves que, incluso, requieren hospitalización están incluidos aquí.

Lo de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil son variantes
Esta variación genética fue frecuente en los pacientes que tuvieron que ser tratados en las unidades de cuidados intensivos©GettyImages

Ausencia total o parcial

La investigación, llevada a cabo por investigadores del Centro de Virología de la Universidad de Medicina de Viena (UniMed) y por médicos del hospital vienés Favoriten bajo la batuta de la viróloga Elisabeth Puchhammer-Stöckl, han determinado que aquellas personas con una ausencia parcial o total del receptor NKG2C tienden a representar los casos más severos. Una conclusión a la que llegaron después de analizar los positivos que tuvieron que ser hospitalizados.

Esa variación genética “fue especialmente frecuente en los pacientes que tuvieron que ser tratados en las unidades de cuidados intensivos, independientemente de su edad o de su sexo”. Este hallazgo supone una buena noticia porque da pie a la llegada de nuevas vías para combatir la pandemia centrando el foco en la creación de fármacos que podrían ayudar a prevenir los casos más graves de coronavirus.