1. home
  2. /Divulgación

¿Es aconsejable llevar doble mascarilla para protegerse del coronavirus?

Muchos ciudadanos se plantean esta opción para elevar el nivel de protección frente a la enfermedad

2 Minutos de lectura
Las FPP2 aportan mayor seguridad

Los expertos apuntan a que la clave no está en el número de mascarillas que llevemos, sino en cómo las usamos

© GettyImages

La mascarilla se ha convertido en un elemento imprescindible en nuestras vidas y lo seguirá siendo hasta que ganemos la batalla contra el coronavirus. Con el tiempo hemos aprendido que hay varios tipos en función del nivel de seguridad que ofrecen. Ahora son muchos los que se plantean usar un doble escudo en busca de mayor protección: ¿es aconsejable?

El debate está abierto y sobre la mesa hay diferentes puntos de vista, pero, por ahora, no se ha llegado a un punto en común. La razón es sencilla: no se dispone de evidencias científicas que respalden que el uso de dos mascarillas incrementa esa barrera de protección que hemos erigido frente al coronavirus.

  

Dos mascarillas: ¿sí o no?

Mientras se busca ese consenso los hay que se pronuncian a favor, en contra o, directamente, no lo hacen. El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, sí ha recomendado su uso haciendo una importante puntualización sobre la efectividad de llevar dos mascarillas: hay que colocarlas correctamente.

Por el mismo camino va el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Un estudio llevado a cabo por sus investigadores ha concluido que llevar dos mascarillas protege más que una sola. En su experimento han evaluado qué supone usar una de tela sobre una quirúrgica de tres capas en el siguiente contexto: las orejeras de la primera iban anudadas para ajustarla correctamente y, además, colocaron el exceso de material cerca de la cara. Así las cosas comprobaron que una mascarilla quirúrgica no anudada bloqueó el 42 por ciento de las partículas de una tos simulada y la de tela anuló el 44,3 por ciento. Juntas consiguieron frenar el 92,5 por ciento.

Y es que todo apunta a que la clave no está tanto en el número de mascarillas que llevemos, sino en el cómo . Si hay espacios entre este escudo de protección y la cara, el virus escapará por la parte superior o por los laterales en lugar de pasar por el filtro. Por esta razón cuentan con un clip nasal y se insisten en el correcto ajuste de las gomas.

Los sanitarios

No obstante, es frecuente ver a algunos sanitarios portando una mascarilla FPP2 y sobre ella, una quirúrgica. El objetivo que persiguen es alargar la vida útil de la primera, que es más cara que la segunda cuya función es actuar como barrera: de esta manera, la protegen de posibles salpicaduras y aerosoles. Es la combinación recomendada a la hora de emplear doble protección.