1. home
  2. /Divulgación

La influencia de la luna sobre el sueño deja de ser una leyenda... y este estudio lo demuestra

Los ciclos del sueño de las personas oscilan durante el ciclo lunar de 29,5 días: en las noches anteriores a la luna llena, las personas se acuestan más tarde y duermen durante períodos más cortos

4 Minutos de lectura
Por TU OTRO DIARIO / EUROPA PRESS
Luna llena se eleva detrás de la plataforma de observación al aire libre EdgeNYC en la ciudad de Nueva York

El equipo de investigación observó estas variaciones tanto en el momento del inicio del sueño como en su duración en entornos urbanos y rurales

© GettyImages

Científicos de la Universidad de Washington y la Universidad de Yale, en Estados Unidos, y la Universidad Nacional de Quilmes, en Argentina, han comprobado que los ciclos de sueño en las personas oscilan durante el ciclo lunar de 29,5 días y en los días previos a la luna llena, las personas se van a dormir más tarde por la noche y duermen durante períodos de tiempo más cortos, según publican en la revista “Science Advances”.

Luna
Nuestros ritmos circadianos naturales están de alguna manera sincronizados con las fases del ciclo lunar o incorporados a ellas.©GettyImages

El equipo de investigación, dirigido por el profesor de biología de la Universidad de Washington, Horacio de la Iglesia, observó estas variaciones tanto en el momento del inicio del sueño como en su duración en entornos urbanos y rurales, desde las comunidades indígenas en el norte de Argentina hasta los estudiantes universitarios en Seattle, una ciudad de más de 750.000.

Vieron las oscilaciones independientemente del acceso de una persona a la electricidad, aunque las variaciones son menos pronunciadas en las personas que viven en entornos urbanos.

La ubicuidad del patrón puede indicar que nuestros ritmos circadianos naturales están de alguna manera sincronizados con las fases del ciclo lunar o incorporados a ellas.

“Vemos una clara modulación lunar del sueño, con una disminución del sueño y un inicio tardío del sueño en los días anteriores a la luna llena, explica De la Iglesia. Y aunque el efecto es más robusto en las comunidades sin acceso a la electricidad, el efecto está presente en las comunidades con electricidad, incluidos los estudiantes universitarios de la Universidad de Washington”.

Utilizando monitores de muñeca, el equipo rastreó los patrones de sueño entre 98 personas que viven en tres comunidades indígenas Toba-Qom, en la provincia argentina de Formosa.

Las comunidades diferían en su acceso a la electricidad durante el período de estudio: una comunidad rural no tenía acceso a la electricidad, una segunda comunidad rural solo tenía acceso limitado a la electricidad, como una sola fuente de luz artificial en las viviendas, mientras que una tercera comunidad estaba ubicado en un entorno urbano y tenía pleno acceso a la electricidad. Para casi las tres cuartas partes de los participantes de Toba-Qom, los investigadores recopilaron datos del sueño durante uno o dos ciclos lunares completos.

Estudios anteriores del equipo de De la Iglesia y otros grupos de investigación han demostrado que el acceso a la electricidad afecta el sueño, lo que los investigadores también vieron en su estudio: Toba-Qom en la comunidad urbana se fue a la cama más tarde y durmió menos que los participantes rurales con limitaciones o ninguna acceso a la electricidad.

Un revisor toma una siesta en un autobús en la ciudad de Perm, en los Urales, el 27 de enero de 2021
Para casi las tres cuartas partes de los participantes de Toba-Qom, los investigadores recopilaron datos del sueño durante uno o dos ciclos lunares completos©GettyImages

Pero los participantes del estudio en las tres comunidades también mostraron las mismas oscilaciones del sueño a medida que la luna avanzaba en su ciclo de 29,5 días. Dependiendo de la comunidad, la cantidad total de sueño varió a lo largo del ciclo lunar en un promedio de 46 a 58 minutos, y la hora de dormir oscilaba en alrededor de 30 minutos. En las tres comunidades, en promedio, las personas tenían las últimas horas de acostarse y la menor cantidad de sueño en las noches de tres a cinco días previos a la luna llena.

Cuando descubrieron este patrón entre los participantes de Toba-Qom, el equipo analizó los datos del monitor de sueño de 464 estudiantes universitarios del área de Seattle que se habían recopilado para un estudio separado. Encontraron las mismas oscilaciones.

El equipo confirmó que las noches previas a la luna llena, cuando los participantes durmieron menos y se acostaron a última hora, tienen más luz natural disponible después del anochecer: la luna creciente es cada vez más brillante a medida que avanza hacia una luna llena, y generalmente se levanta al final de la tarde o temprano en la noche, colocándolo alto en el cielo durante la noche después del atardecer.

La segunda mitad de la fase de luna llena y las lunas menguantes también emiten una luz significativa, pero en el medio de la noche, ya que la luna sale muy tarde en esos puntos del ciclo lunar.

“Presumimos que los patrones que observamos son una adaptación innata que permitió a nuestros antepasados aprovechar esta fuente natural de luz vespertina que se produjo en un momento específico durante el ciclo lunar”, apunta el autor principal Leandro Casiraghi, investigador postdoctoral de la Universidad de Washington en el Departamento de Biología.

Si la luna afecta nuestro sueño ha sido un tema controvertido entre los científicos. Algunos estudios insinúan efectos lunares solo para ser contradicho por otros. De la Iglesia y Casiraghi creen que este estudio mostró un patrón claro en parte porque el equipo empleó monitores de muñeca para recopilar datos del sueño, a diferencia de los diarios de sueño u otros métodos informados por los usuarios.

La luna se ve al salir sobre la ciudad de Panamá, el 27 de enero de 2021
La segunda mitad de la fase de luna llena y las lunas menguantes también emiten una luz significativa©GettyImages

Más importante aún, rastrearon a las personas a lo largo de los ciclos lunares, lo que ayudó a filtrar parte del “ruido” en los datos causado por las variaciones individuales en los patrones de sueño y las principales diferencias en los patrones de sueño entre las personas con y sin acceso a la electricidad.

Estos efectos lunares también pueden explicar por qué el acceso a la electricidad provoca cambios tan pronunciados en nuestros patrones de sueño, agrega De la Iglesia.

“En general, la luz artificial interrumpe nuestros relojes circadianos innatos de formas específicas: nos hace ir a dormir más tarde en la noche; nos hace dormir menos. Pero generalmente no usamos luz artificial para “adelantar” la mañana, al menos no voluntariamente. Esos son los mismos patrones que observamos aquí con las fases de la luna”, resume De la Iglesia.

“En ciertas épocas del mes, la luna es una fuente importante de luz en las noches, y eso habría sido claramente evidente para nuestros antepasados hace miles de años”, añade Casiraghi.