1. home
  2. /Divulgación

Así han conseguido hacer la primera foto del coronavirus que nos muestra cómo es en realidad

Nanographics, que forma parte de la Universidad Técnica de Viena, ha conseguido la reproducción más fiel del COVID-19

2 Minutos de lectura
Las ha realizado la empresa Nanographics

La empresa austríaca Nanographics ha utilizado algoritmos matemáticos para crear la primera imagen real del coronavirus y poder actualizarla a medida que avancen las investigaciones

© Nanographics

Hasta el momento, todas las imágenes que has visto del coronavirus eran recreaciones y animaciones que se habían llevado a cabo por ordenador basándose, eso sí, en estimaciones técnicas. Ha sido Nanographics la encargada de hacer la primera foto real del COVID-19.

Tal y como explica esta empresa, que forma parte de la Universidad Técnica de Viena, un virus existe en dos formas diferentes: virión (una partícula) o dentro de una célula huésped, donde utiliza mecanismos para replicarse. Las imágenes del COVID-19 con las que estamos familiarizados corresponden a la primera.

Algoritmos informáticos

Un virión del coronavirus tiene entre 50 y 150 nm de diámetro, es decir, si colocas mil juntos serían tan gruesos como un único cabello. No es de extrañar, por tanto, que no se pueda ver exactamente de qué está hecho en ningún microscopio. Estos instrumentos nos muestran la forma general, pero la composición molecular exacta debe determinarse mediante otras técnicas. Cuando los biólogos dan con ella y desvelan cómo se ven y cómo están organizadas, se puede utilizar algoritmos informáticos para crear un modelo en tres dimensiones acordes al hallazgo.

El objetivo de este proyecto es crear un modelo atomístico preciso de la partícula de coronavirus, pero también hacerlo de manera que el modelo se pueda actualizar fácilmente. La frecuencia con la que se descubren cosas nuevas sobre la enfermedad les ha llevado a elegir un enfoque algorítmico en lugar del modelado manual tradicional. De esta manera, la foto modelo está mejor calculado y si hay nuevas teorías bastará con cambiar los parámetros de entrada para actualizar la imagen.

Muestras congeladas

Así es cómo Nanographics ha sido capaz de hacer la primera foto real del COVID-19. Para ello ha empleado muestras congeladas de la Universidad de Tsinghua de Pekín (China): ha extraído partículas reales y las ha tratado con técnicas de microscopio crioelectrónico para, posteriormente, someterlas a un proceso de digitalización. ¿El resultado? Una imagen del virus lo más fidedigna posible.

La empresa cree que esta reproducción puede echar una mano a los investigadores para que puedan entender más fácilmente cómo funciona el virus. Por ello y gracias a la técnica empleada, a medida que avanza la investigación seguirán actualizando el modelo.