1. home
  2. /Divulgación

Un rascacielos de 400 metros para conquistar el cielo de China: el último proyecto del estudio de Zaha Hadid

El prestigioso estudio ha ganado un concurso para construir un nuevo centro tecnológico en Shenzhen

2 Minutos de lectura
Está diseñado por el estudio de Zaha Hadid

El Shenzhen Bay Super Headquarters Base podrá albergar a 300.000 trabajadores que contarán con múltiples zonas de ocio

© Brick Visual

Shenzhen es una ciudad ubicada en el sureste de China que se ha convertido en el punto de conexión entre Hong Kong y el territorio continental. Tras experimentar un enorme crecimiento ha alcanzado una población de 13 millones de habitantes y la urbe se ha convertido en una suerte de laboratorio para todo tipo de construcciones. La última llega de la mano de Zaha Hadid: un rascacielos de 400 metros para conquistar el cielo.

Los estudios de diseño y arquitectura de mayor prestigio están presentes en Shenzhen así que el de Zaha Hadid, dirigido por Patrik Schumacher, no podía faltar. Lo hará con el Shenzhen Bay Super Headquarters Base, un edificio al que dará forma después de haber ganado el concurso para construir un nuevo centro tecnológico.

Está diseñado por el estudio de Zaha Hadid
El rascacielos del estudio de Zaha Hadid son dos edificios en uno y estarán entre los más altos de la ciudad ©Brick Visual

Trabajo y ocio

En él podrán trabajar un total de 300.000 empleados que no solo disfrutarán de espacios para conferencias y convenciones, también de todo tipo de áreas de ocio: un hotel, tiendas, lugares de entretenimiento, restaurantes… Todos se harán sin pilares y contarán con iluminación natural. Mención aparte merecen las galerías de exposiciones, que ocuparán un lugar específico: los puentes que unirán las dos torres.

Y es que el Shenzhen Bay Super Headquarters Base son dos edificios en uno, que estarán entre los más altos de la ciudad. Se conectarán entre sí a través de terrazas con formas onduladas que llenarán de vegetación y de jardines acuapónicos que tienen como objetivo filtrar las partículas contaminantes.

Está diseñado por el estudio de Zaha Hadid
Las galerías de exposiciones estarán ubicadas en los puentes que unirán las dos torres y tendrán vistas panorámicas ©Brick Visual

Un rascacielos sostenible

Esta ciudad vertical ha sido diseñada para conectar con el escenario en el que estará ubicada. Su punto de partida está en una plaza pública de Shenzhen con la que conectará a través de un podio escalonado. Esta zona se integrará con el parque para crear un nuevo espacio. El rascacielos estará cubierto con una cortina de vidrio que contará con aislamiento doble. Su diseño lleno de salientes le permite generar sombras y las cavidades ofrecen la posibilidad de instalar sistemas de ventilación natural.

Para no desentonar con el entorno, las dos torres serán capaces de medir en tiempo real las condiciones del exterior y del interior para regular la temperatura mediante equipos de alta eficiencia que reducirán el consumo de energía. A esto hay que añadir que se reciclará el agua, se creará energía fotovoltaica para el propio abastecimiento del rascacielos y se usarán materiales reciclados o fabricados con un proceso de bajas emisiones de carbono.

tags: