1. home
  2. /Divulgación

‘Mujeres en la Historia’: Isabel Rodríguez, médico de las tropas de Hernán Cortés

Isabel curó a muchos españoles e indios y dirigió una pequeña cuadrilla de enfermeras durante la conquista de México

3 Minutos de lectura
Conquista de México

Isabel Rodríguez fue una de las valientes mujeres españolas que vivieron mil aventuras y desventuras junto a Hernán Cortés

© GettyImages

El 13 de agosto de 1521, festividad de san Hipólito, las tropas mixtas al mando de Hernán Cortés -varios cientos de castellanos y miles de aliados tlaxaltecas así como de otros pueblos mesoamericanos- tomaban la capital mexica de Tenochtitlan tras un prolongado y sangriento asedio. En este año 2021 se cumplirán, pues, 500 años de aquel trascendental acontecimiento.

Más allá de los múltiples y apasionantes hechos acaecidos desde que Cortés desembarcó en las costas norteamericanas en marzo de 1519 y hasta el citado día 13 de agosto de 1521 en que se produjo la definitiva conquista de la mítica Venecia americana, el componente humano de quienes acompañaron al capitán extremeño presenta todavía un buen número de pequeñas historias dignas de contarse.

Me fijo especialmente en las valientes mujeres españolas que vivieron mil aventuras y desventuras en aquel periodo de avances y retrocesos, batallas y parlamentos, penalidades y victorias..., en un mundo tan exótico, peligroso y diferente a cuanto habían conocido hasta la fecha. No se sabe con exactitud el número de las que entraron en Tenochtitlan con Hernán Cortés en 1521 -algunas quedaron por el camino, víctimas de enfermedades, crueles enfrentamientos y sacrificios- pero las fuentes apuntan a que pudieron rondar la docena. Sobre una de ellas, María de Estrada, ya les conté en esta misma sección, al igual que sobre la célebre e imprescindible india Malinalli, doña Marina, la Malinche.

De Isabel Rodríguez desconocemos muchos pormenores de su vida. Debemos acudir a los que nos ofrecen algunos cronistas como Bernal Díaz del Castillo, Francisco Cervantes de Salazar -el que más se extiende en alabar sus dotes sanitarias- y, posteriormente, Juan de Torquemada, quien bebió del segundo de ellos para mencionarla en su magna obra “Monarquía Hispánica”.

Conquista de México
Isabel Rodríguez destacó por su labor asistencial, puesto que atendió a multitud de españoles y de indios que resultaron heridos en batalla ©GettyImages

Parece que doña Isabel, al igual que algunas mujeres más, llegaron a México acompañando a sus maridos que formaban parte de las tropas de Pánfilo de Narváez, enviadas por el gobernador de Cuba, Diego de Velázquez, para frenar y detener a Hernán Cortés. Desbaratadas por un golpe de mano audaz del capitán extremeño, la mayoría de aquellos hombres y mujeres pasaron a engrosar sus fuerzas. Isabel era la esposa del soldado Miguel Rodríguez de Guadalupe y se distinguió luego en su labor asistencial, atendiendo a los múltiples heridos españoles e indios,

Cervantes de Salazar así reflejó en su “Crónica de la Nueva España“ (1575) su importantísima función como médico de aquella expedición:

“...como eran tan continuas las refriegas, salían de la una parte y de la otra muchos heridos, de tal manera que no había día que, especialmente de los indios amigos, no saliesen cient heridos, a los cuales una mujer española, que se decía Isabel Rodríguez, lo mejor que ella podía les ataba las heridas y se las sanctiguaba «en el nombre del Padre y del Hijo e del Espíritu Sancto, un solo Dios verdadero, el cual te cure y sane», y esto no lo hacía arriba de dos veces, e muchas veces no más de una, e acontescía que aunque tuviesen pasados los muslos, iban sanos otro día a pelear, argumento grande y prueba de que Dios era con los nuestros, pues por mano de aquella mujer daba salud y esfuerzo a tantos heridos, y porque es cosa que de muchos la supe y de todos conforme, me paresció cosa de no dexarla pasar en silencio”.

Conquista de México
Parece que doña Isabel llegó a México acompañando a su marido, Miguel Rodríguez de Guadalupe ©GettyImages

Una fuente más contemporánea nos la ofrece el hispanista recientemente fallecido Hugh Thomas, quien recordó también en su monumental obra “La Conquista de México“, el papel fundamental desempeñado por Isabel Rodríguez:

“Un artillero que era además curandero, Juan Catalán, iba de un lado a otro murmurando plegarias y encanterios para los heridos. Varias mujeres castellanas actuaban como enfermeras en el real de Cortés, por ejemplo Isabel Rodríguez, de la que se decía que sabía atender muy bien a los heridos, y Beatriz de Paredes, una mulata que no sólo cuidaba a los heridos sino que, en ocasiones, luchaba en lugar de su marido, Pedro de Escoto”.

Y más reciente aún es la referencia sobre ella incluida por Iván Vélez en su recomendable “La Conquista de México. Una Nueva España”:

“Mientras los mexicas aprovechaban para entorpercer la circulación de los bergantines, en el campamento español se atendía a los heridos. Allí, entre el rumor de los salmos, las heridas se quemaban con aceite y se entrapajaban. En estas tareas se mostró muy diestro el artillero Juan Catalán, pero también la piadosa Isabel Rodríguez y la mulata Beatriz...”

Isabel Rodríguez enviudó y se casó de nuevo, estableciéndose en Tacubaya, donde parece que siguió ejerciendo como médico hasta el fin de sus días.

A pocos meses de cumplirse los 500 años de la toma definitiva de Tenochtitlan por parte de las tropas al mando de Hernán Cortés, quería recordar a Isabel, una de esas mujeres españolas que tuvieron su protagonismo en unos hechos tan apasionantes y que siguen dejando regueros de tinta.

Daniel Arveras es periodista y escritor. Su último libro es “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”.