1. home
  2. /Divulgación

A la segunda tampoco va la vencida: el cohete de SpaceX para ir a Marte explota en pleno aterrizaje

A pesar del fracaso, Elon Musk, CEO de la compañía espacial, se ha mostrado satisfecho

2 Minutos de lectura
Space X

Aunque la nave consiguió despegar con éxito y volar unos 12 kilómetros acabó estrellándose durante su aterrizaje

© Space X

Si el pasado martes el cohete interplanetario Starship de SpaceX, que promete llevar a los humanos hasta Marte antes de 2024, tuvo que abortar su despegue en el último segundo tras detectar algo anormal en sus motores, su segundo intento tampoco tuvo demasiado éxito. A las 00:00 hora española, el proyecto más personal del empresario tecnológico Elon Musk iniciaba de nuevo su vuelo y aunque consiguió despegar con éxito y volar unos 12 kilómetros acabó estrellándose durante su aterrizaje provocando una enorme bola de fuego.

Después de un ascenso estable y tan solo dos minutos después del despegue, uno de los tres motores del cohete se apagó, el segundo lo hizo tres minutos más tarde y el tercero se paró también alrededor de los 4 minutos, lo que provocó que la nave dejara su posición vertical para empezar a orientarse en horizontal, iniciando de nuevo un descenso hacia la tierra que se preveía bastante aparatoso. Y así fue, justo cuando estaba a punto de posarse sobre el suelo, los motores volvieron a encenderse volteando la nave verticalmente y provocando un aterrizaje más fuerte de lo esperado, que acabó convirtiendo el cohete en un amasijo de hierros.

A pesar del incidente, Elon Musk y el resto de su equipo se mostraron bastante satisfechos, pues su intención no era otra que recabar datos, probar el funcionamiento de los tres motores de la nave espacial, sus capacidades generales de entrada aerodinámica, así como la capacidad de propulsión, motivo por el cual, el magnate tecnológico celebró este primer vuelo fallido con un “¡Marte, allá vamos!

Al entusiasmo de Musk se unió el del también empresario Jeff Bezos, quien tras crear Amazon fundó la compañía de cohetes Blue Origin y quien felicitó al magnate diciendo: “Cualquiera que sepa lo difícil que es esto estaría impresionado por la prueba de Starship de hoy ‘’.

Su siguiente misión

SpaceX está desarrollando Starship para llevar personas y carga a la Luna, Marte y otros destinos distantes. El sistema de transporte consta de dos elementos, ambos diseñados para ser completamente reutilizables: una nave espacial de acero inoxidable de 50 metros llamada Starship y un cohete gigante llamado Super Heavy, informa Space.com.

La nave estelar final lucirá seis Raptors y será poderosa para lanzarse desde la luna y Marte. Sin embargo, necesitará Super Heavy para escapar del pozo de gravedad mucho más profundo de la Tierra. (Super Heavy, que será impulsado por unos 30 Raptors, aterrizará de regreso en la Tierra poco después de lanzar Starship a la órbita).

SpaceX está iterando hacia el diseño final de Starship a través de una serie de prototipos, tres de los cuales ya se han elevado al cielo. Pero los tres vehículos, conocidos como Starhopper, SN5 y SN6, tenían solo un Raptor y alcanzaron una altitud máxima de aproximadamente 150 metros en sus pruebas.

El SN8 representaba un salto para el proyecto, ya que estaba equipado con tres motores raptor y tenía como objetivo alcanzar 12,5 kilómetros de altura. En diseño era mucho más complejo que cualquiera de sus predecesores, pues contaba con un cono de nariz y aletas de carrocería que ayudaban a estabilizar la orientación. Sin embargo, este modelo ya es historia y ahora serán el SN9 y el SN10 ( que han sido desarrollados en paralelo al SN8) los que sean lanzados a la conquista del espacio.