1. home
  2. /Divulgación

Emma y Molly, las dos hermanas que nacieron casi 30 años después de convertirse en embriones congelados

Tras intentar tener hijos sin éxito, Tina y Benjamin Gibson decidieron ser padres de esta manera

2 Minutos de lectura
Tenían 24 y 28 años respectivamente

Emma y Molly tenían 24 y 28 años, respectivamente, cuando nacieron si se cuenta desde el punto de vista de los embriones congelados

© GettyImages

Después de una década de matrimonio, durante cinco años, Tina y Benjamin Gibson intentaron tener hijos, pero no fue posible porque él tiene fibrosis quística: una enfermedad que puede causar infertilidad. Aunque se plantearon la adopción tradicional, su elección final fue el Centro Nacional de Donación de Embriones (NEDC, por sus siglas en inglés). Así es cómo nacieron sus dos hijas: un par de embriones de 24 y 28 años de edad.

Fueron los padres de Tina los que les hablaron de esta organización sin ánimo de lucro que almacena embriones congelados donados por pacientes de procesos de fertilidad de la ciudad de Knoxville (Tennessee, Estados Unidos). A pesar de las dudas iniciales, el matrimonio se animó y les proporcionaron unos 300 perfiles de parejas: limitaron la elección a parejas de baja estatura antes de considerar los antecedentes de salud de los donantes.

24 y 28 años

Finalmente seleccionaron el embrión que luego se convertiría en su primera hija: Emma llegó en marzo de 2017 y fue entonces cuando supieron que había estado ‘congelada’ durante 24 años. Dos años después, Tina y Benjamin quisieron darle un hermano o una hermana y decidieron transferir los dos embriones restantes de los mismos donantes. Así nació Molly, cuyo embrión fue congelado el 14 de octubre de 1992 y transferido a Tina el 12 de febrero de este mismo año.

Efectivamente: pasaron 28 años hasta que la pequeña nació, todo un récord. Nunca un embrión había estado tanto tiempo congelado y la dueña de la marca anterior no está muy lejos: es su hermana Molly. Teniendo en cuenta que sus embriones fueron donados de forma anónima, sus padres biológicos siguen siendo desconocidos.

Así las cosas, cuando Molly Everette llegó al mundo el pasado 26 de octubre ya tenía 28 años si lo miramos desde el punto de vista del momento en el que se congeló su embrión. Tina nació en abril de 1991 así que la brecha de edad entre madre e hija es de tan sólo 18 meses: “Es difícil entenderlo, pero en lo que a nosotros respecta Molly es nuestro pequeño milagro”.

Tenían 24 y 28 años respectivamente
La diferencia de edad entre Molly y su madre Tina es de apenas 18 meses ©GettyImages

Más de 1.000 adopciones de embriones

El Centro Nacional de Donación de Embriones ha facilitado más de 1.000 adopciones de embriones de forma similar a un proceso de adopción tradicional: las parejas pueden decidir si les gustaría un proceso cerrado o abierto, que permite algún tipo de contacto con la familia del donante. Sea como sea, el NEDC demuestra que la tecnología utilizada durante todos estos años para preservar los embriones podría augurar un uso futuro dentro de un marco de tiempo indefinido.

tags: