1. home
  2. /Divulgación

Elena Moreno, la ingeniera que convierte el plástico en sostenible

La directora general de Green Cycles explica en una entrevista a Tu Otro Diario cómo uno de sus productos se ha convertido en uno de los más demandados en los hospitales por la pandemia

5 Minutos de lectura
Directora general de Green Cycles

Elena Moreno, ingeniera industrial y directora general de Green Cycles, explica por qué sus bolsas de plástico hidrosoluble son las que emplean los hospitales durante la pandemia

© Imagen cedida por Green Cycles a TU OTRO DIARIO

Apasionada por la técnica y preocupada por el medio ambiente desde que era una niña, Elena Moreno, directora general de Green Cycles, trabaja por poner a la primera al servicio del segundo. Lo hace uniendo dos conceptos aparentemente antagónicos como ‘plástico’ y ‘sostenible’, algo innovador pero que puede resultar difícil de asimilar, por lo que reconoce, en una entrevista a TU OTRO DIARIO, que el camino “ha sido muy complicado”. Esta ingeniera industrial con una larga trayectoria, confiesa, además, que “en ocasiones” se ha enfrentado a ciertas barreras por ser mujer. Ahora, sin embargo, ella y Green Cycles están jugando un papel importante desde el inicio de la pandemia en los hospitales, que utilizan sus bolsas hidrosolubles para el textil en contacto con Covid.

¿Por qué los hospitales han incrementado exponencialmente la demanda de las bolsas de plástico de Green Cycles? ¿Pueden ayudar a frenar la propagación del coronavirus?

Son las bolsas con apariencia de plástico tradicional, pero que realmente están fabricadas en material plástico hidrosoluble, biodegradable y compostable. Este año hemos incrementado las ventas de este producto en más de un 3000% con respecto a 2019 y ya hemos suministrado más de 4,5 millones de bolsas en lo que va de año. Estas están jugando un papel clave en la lucha contra el contagio en hospitales y residencias de nuestro país y de otros países pues en ellas se introducen todos los textiles utilizados por el personal, pacientes o usuarios de residencias y hospitales y no necesitan de manipulación previa al lavado pues se introducen dentro de las lavadoras con la misma bolsa que se disuelve sin dejar rastro.

¿En qué otro tipo de envases de plástico aplicáis esta técnica?

En botellas y envases para productos oleosos. En el caso de las botellas de aceite, hablamos de una sustancia que es difícil de retirar del envase plástico por su adherencia y tensión superficial. Nuestros envases permiten que la botella se disuelva en agua (sin el proceso de reciclaje y lavado sofisticado que conllevan las botellas de plástico tradicional) por lo que podríamos disolverla en un tanque agua y, como nuestro material es de densidad 1.23, se disolvería y se integraría en el agua sin contaminar y el aceite quedaría en la superficie de este tanque para retirar.

¿Qué impacto tendría para el medio ambiente si se generalizara el uso de este tipo de plásticos?

Este material desaparece en agua y tierra sin intervención humana y, además, es inocuo. Si empezamos a fabricar productos de un solo uso en este material, que se disuelve en agua en minutos, se desintegra en tierra en muy poco tiempo y se convierte en abono en pocos meses, lucharemos contra las más de 14 millones de toneladas de plásticos que se encuentran en nuestro entorno, sobre todo en mares y océanos, pues al terminar de usarlos desaparecerán.

Desde el punto de vista personal, ¿cómo ha sido el camino hasta aquí?

Complicado. Ha sido muy complicado, porque creo que no estábamos ni en el momento ni el lugar adecuado. Empezamos a trabajar en 2004 y teníamos un producto entre manos que sonaba muy bien, pero que nadie sabía para qué servía y qué hacer con ese coste extra que tiene frente al plástico tradicional. Hemos sido grandes incomprendidos; en origen todas las personas con las que nos reuníamos nos decían que el producto era buenísimo, pero que el problema era educacional. Es complicado explicar por qué este material, aun teniendo un precio más alto, no es más costoso si tienes en cuenta el ciclo de vida completo del producto.

Lo hemos tenido francamente muy complicado, porque hablamos de tecnología nueva, producto muy delicado, procesos lentos y muy rigurosos… Todo esto ha sido un camino duro que esperamos que empiece a dar resultados.

Directora general de Green Cycles
Moreno confiesa que se ha encontrado barreras en el mundo profesional por el mero hecho de ser mujer©Imagen cedida a TU OTRO DIARIO
¿Se ha enfrentado a algún tipo de barrera por ser mujer?

En ocasiones sí, porque llevo dieciséis años en la compañía y, aunque internamente es imposible que sea más igualitaria, no he encontrado lo mismo en el trato con personas externas a ella. Soy ingeniera industrial y hay mucho directivo que no espera encontrarse una mujer con un alto grado de conocimiento técnico que, además, sea capaz de desarrollar e innovar y que esté a unos ciertos niveles de conversación y de demostración de hechos.

En muchas ocasiones he ido sola y me he encontrado la barrera, pero pensaba que quizá era percepción mía, así que empecé a ir acompañada de un compañero y descubrí que no era cosa mía… Siempre creían que el director era él y yo buscaba por qué esto era así, vestíamos los dos exactamente igual y la primera impresión siempre era la misma. Te puedes imaginar la cara del interlocutor cuando daba mi tarjeta y me presentaba, le cambiaba completamente.

No puede ser que una mujer cuando empiece a trabajar a la vez que un hombre, con las mismas responsabilidades y funciones, cobre menos. Esto lo viví yo hace años y cuando me pasó, pregunté por qué esto era así y me contestaron que era una mujer joven y me podía quedar embarazada pronto. Ese día me llevé un disgusto, pero seguí adelante y con mi trabajo conseguí llegar a cobrar mucho más que ese hombre que había entrado a la vez que yo cobrando más. La injusticia está en que nosotras tengamos que demostrar más que ellos para cobrar lo mismo, la remuneración debe ir acorde a la capacitación de cada persona independientemente de su sexo.

Como mujer y directora de Green Cycles, trabajo cada día para que nuestra empresa sea igualitaria y las trabajadoras, al menos en lo que respecta a la estructura interna, no se tengan que enfrentar a este tipo de barreras por el mero hecho de ser mujeres.

¿De dónde le viene la inquietud por aunar tecnología y medio ambiente?

A mi la técnica me gusta desde que tenía 12 años. Me han gustado siempre las máquinas, hasta el punto de que desmontaba con mi padre la caja de cambios del coche y la volvía a montar. Las máquinas, la ingeniería, la técnica, inventar, desarrollar soluciones a problemas han sido mi pasión siempre.

Y el medio ambiente también me ha preocupado desde que era una niña. Yo vivo en Valencia, tengo la costa y la montaña al lado de casa, me encanta la playa y me he encontrado de todo en mis paseos… He recogido tacos de cartuchos de caza, de hecho, de ahí nació la idea de nuestros tacos Green Shoot, los únicos hidrosolubles, biodegradables y compostables del mercado; botellas de plástico que utilizan los agricultores para productos fitosanitarios, en definitiva, un material con una alta durabilidad para un uso de unos pocos meses que luego cae al suelo y lo contamina…

Existen multitud de aplicaciones en las que utilizamos plásticos con una durabilidad de 400-500 años para algo que necesita mucho menos tiempo. Por eso, cuando conocí este proyecto, aunque primero no me lo creí y estuve un año estudiándolo antes de formar parte de él, me di cuenta de que el material GreenCycles no era la alternativa, sino la solución al problema medioambiental que tenemos y que la gente parece que no se quiere dar cuenta. Así acabé unificando mis conocimientos técnicos con el cuidado del entorno.