1. home
  2. /Divulgación

Así se propaga el coronavirus en las reuniones familiares: los cuatro factores que son clave

Un experto sanitario explica cómo pueden aumentar o disminuir el riesgo de contagio

2 Minutos de lectura
En Navidad se multiplican estos eventos

Las Navidades están a la vuelta de la esquina, un época marcada por los encuentros familiares que pueden convertirse en foco de contagios

© GettyImages

Los expertos señalan que uno de los elementos que alimentan la propagación del coronavirus son las reuniones con familiares y amigos en las que no se aplican las necesarias medidas de seguridad e higiene: mascarillas y distancia. Algo que cobra especial relevancia cuando apenas falta un mes para que empiecen las Navidades: así es cómo se propaga el Covid-19 en este tipo de eventos.

Conviene tener presente que el coronavirus se contagia por las vías respiratorias: por esta razón los aerosoles (esas pequeñas gotas microscópicas que se producen al hablar, gritar o cantar) que se quedan flotando en el aire dentro de una habitación cerrada y sin ventilación juegan un papel fundamental en la propagación de la enfermedad.

A la hora de evaluar los niveles de riesgo de contagio en la base estarían aquellas personas que están aisladas y permanecen en casa todo el tiempo: son las que más protegidas están, pero es complicado encontrar este tipo de casos. En el lado opuesto de la balanza nos encontramos las reuniones prolongadas en lugares pequeños sin ventilación a las que asiste un elevado número de personas que ni guarda la distancia necesaria ni usa mascarilla.

En Navidad se multiplican estos eventos
Son cuatro los factores que pueden controlar o disparar el nivel de riesgo en estos eventos ©GettyImages

El peligro es evidente, pero no es complicado imaginar un evento familiar con estas características. El doctor Elmer Huerta ha explicado en la CNN cómo se propaga el coronavirus en este tipo de eventos poniendo el foco en cuatro factores que influyen en esa probabilidad de contagio. Subiendo y bajando la intensidad de estos elementos, el riesgo será mayor o menor.

Lugar de celebración

A la hora de celebrar la Navidad y la Nochevieja no es lo mismo hacerlo en un lugar al aire libre o en una habitación con las ventanas abiertas que en uno que está completamente cerrado. En el primero el riesgo es menor que en el segundo; eso sí, en este último caso también influye si la sala es pequeña o es amplia.

La distancia

En este tipo de eventos el número de asistentes es clave: no es lo mismo reunirse con un máximo de seis personas respetando la distancia que hacerlo con quince que están aglomeradas. En ambos casos, la ventilación natural puede ayudar aunque en el segundo el riesgo de contagio seguirá siendo alto.

En Navidad se multiplican estos eventos
El lugar de la celebración, la distancia, el tiempo y los sistemas de protección son la clave ©GettyImages

La duración de la reunión

Según el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos el tiempo que pasamos con familiares y amigos influye en esa probabilidad. Los expertos establecen un tiempo límite de quince minutos siempre que no se respete la distancia y no se use mascarillas, medidas que deben ser constantes.

La protección

Y hablando de sistemas de protección, terminamos haciendo referencia a los mismos. En las reuniones navideñas, siempre que no seáis convivientes, el uso de la mascarilla será fundamental para minimizar riesgos.

El ejemplo de Texas

El doctor Huerta ejemplifica todo esto con un caso que ha tenido lugar en Texas (EEUU). Una familia de cuatro integrantes invitó a su casa a ocho personas para celebrar un cumpleaños. Días después, algunos de ellos empezaron a encontrarse mal y los doce terminaron dando positivo en las pruebas de coronavirus. Además, contagiaron a tres contactos más que no habían participado en la reunión que se convirtió en un evento superpropagador porque nadie usó mascarillas ni respetó la distancia de seguridad.