Hallan y reconstruyen en Pompeya los cuerpos de dos hombres con sus ropas

El trabajo realizado por los arqueólogos permite incluso distinguir que uno llevaba una capa de lana y el otro una túnica corta

2 Minutos de lectura

22 de Noviembre 2020 / 13:22 CET

Una última excavación de Pompeya revela los restos de dos hombres con sus ropas

Los dos cuerpos de un noble rico y su joven esclavo

© MiBACT

Pompeya vuelve a ser noticia gracias a su última excavación: los arqueólogos han descubierto los cuerpos de dos hombres y los han reconstruido hasta el mínimo detalle. Según los responsables del hallazgo, uno de ellos es un noble rico de entre 30 y 40 años, y el otro, un joven esclavo. “Quizás buscaban refugio de la erupción cuando fueron arrastrados”, explicó el director del Parque Arqueológico de Pompeya Massimo Osanna.

El terreno donde se encuentra la excavación corresponde a un lateral del criptopótico, en la parte noble de la villa Civita Guilian, una majestuosa finca de la época del emperador Augusto. Los arqueólogos usaron una técnica milenaria, la de los moldes de yeso para reconstruir los cuerpos. Este método consiste en rellenas las cavidades vacías descompuestas por el material volcánico. Una vez que el yeso se ha solidificado, se quita la tierra para iluminar la forma resultante.

Una última excavación de Pompeya revela los restos de dos hombres con sus ropas
La reconstrucción permite ver el tipo de ropa que llevaban©MiBACT

Y es que con esta técnica, ya usada en este tipo de excavaciones, permite ver hasta el mínimo detalle como formas curvas, pliegues de cortinas o las venas de las manos.

En este último hallazgo lo más sorprendente es que se muestra cómo el noble vestía una capa de lana y el esclavo una túnica corta. En la primera víctima resaltan el mentón, los labios y la nariz, mientras que en la segunda se ven los dientes, huesos del cráneo o una mano bien definida.

Las primeras excavaciones de la zona se remontan a principios del siglo XX por orden del marqués Giovanni Imperiali, que era entonces el propietario de la finca. Desde 2017, llevan excavando esta misma zona, donde se encontró los restos de tres caballos en los establos, con sus sillas de montar y los arneses.

“Este extraordinario descubrimiento demuestra que Pompeya es importante en el mundo no solo por la gran cantidad de turistas, sino porque es un lugar increíble para la investigación, el estudio y formación. Aún quedan más de veinte hectáreas por excavar, un gran trabajo para los arqueólogos de hoy y del futuro”, explicaron las autoridades.

UNA PERFUMERÍA

Otro equipo de arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR), el Instituto Valenciano de Restauración y el Servicio de Investigaciones Arqueológicas Municipal de Valencia dieron a conocer una de las perfumerías mejor conservadas de la época romana hallada en Pompeya, en el sur de Italia.

Se trata de una oficina de producción de perfumes ubicada en la Casa de Ariadna, una imponente domus (vivienda de las familias de un cierto nivel económico) que se localiza en el corazón neurálgico de esta ciudad campana, que tuvo una amplia vida desde el II a.C. hasta la erupción del Vesubio (año 79 d.C.). Específicamente, este complejo productivo se ubicaba en uno de los flancos de la entrada sur de la domus. Esta tienda/laboratorio, inicialmente, tuvo contacto con el espacio habitacional pero, en un segundo momento, se independizó permitiendo únicamente su acceso desde un vial comercial denominado la Via degli Augustali frente al gran mercado de la ciudad (macellum).

Aunque esta instalación estuvo activa desde inicios del I d.C. hasta, aproximadamente, la mitad del I d.C. (cuando se produjeron varios hitos sísmicos), hay constancia de que esta manufactura se desarrolló en la zona desde, al menos, el II a.C. Esta cristalización del espacio ha permitido definir una organización gremial que se perpetuó en el tiempo.