Hafefobia o el miedo a ser tocado, un trastorno que se dispara en tiempos de coronavirus

El miedo al contagio ha provocado que se multipliquen los casos en nuestro país

2 Minutos de lectura

30 de Octubre 2020 / 12:05 CET

Embrace the distance and get it done

La hafefobia es un trastorno de ansiedad caracterizado por el miedo a ser tocado

© GettyImages

El coronavirus nos ha obligado a cambiar por completo nuestra forma de relacionarnos. Los besos y abrazos, tan comunes en nuestra cultura, han tenido que ser relegados a un segundo plano para dejar paso a “choques” de codos, reverencias o sonrisas y “holas” con la consabida distancia de seguridad. Es por ello, que en estos tiempos de pandemia se han disparado sin control los casos de hafefobia o lo que es lo mismo un trastorno de ansiedad caracterizado por el miedo a ser tocado por otras personas, con o sin consentimiento.

Affectionate grandmother and granddaughter hugging on the beach
Las personas que padecen esta fobia ven alteradas sus relaciones sociales e incluso su vida laboral ©GettyImages

Las causas que pueden desencadenar en este tipo de fobia en una persona pueden ser varias e incluso tener diferentes orígenes (experimentar o presenciar un evento traumático e incluso aprenderse en el entorno familiar) , sin embargo, en estos tiempos que corren, la causa principal que genera este trastorno es el miedo a ser contagiado, generando en aquel que lo sufre ataques de pánico, ansiedad, depresión e incluso una animadversión a las relaciones sociales y hasta a la vida laboral.

En España, antes de la aparición de la pandemia esta enfermedad la padecían alrededor de 2 millones de personas, sin embargo tras la aparición del coronavirus, los casos se han disparado hasta tal punto que aquellos que la sufren han optado por el aislamiento voluntario total ya que consideran que toda persona que se acerque puede suponer un “peligro” para ellos.

Doing video call with family during confinement of the Coronavirus in Spain. COVID-19.
La aparición del coronavirus nos ha obligado a cambiar por completo nuestra forma de relacionarnos, obligándonos a mantener una distancia de seguridad con nuestros seres queridos ©GettyImages

Se trata por ello de un trastorno extremadamente limitante, que según los expertos impide a quien lo padece coger el transporte público, mantener relaciones de pareja o incluso relacionarse de forma normal con cualquiera ante el terror de que alguien pueda o decida rozarle.

Para que el trastorno se considere una fobia, debe darse durante seis meses o más, momento en el cual los los expertos recomiendan acudir a psicólogos o psiquiatras. “Uno de los mayores obstáculos para superar una fobia es evitar la situación que causa el miedo. Los tratamientos tienen como objetivo ayudar a una persona a lidiar con la ansiedad relacionada con su miedo y superar su miedo gradualmente”, explica la revista científica Muy Interesante.