La telemedicina gana terreno gracias al coronavirus: ¿es válida para todas las consultas?

El 60 por ciento de los españoles se decantaría por una consulta médica online en lugar de una presencial si pudiera

2 Minutos de lectura

22 de Octubre 2020 / 12:19 CEST

Woman discussing medicine with telemedicine doctor over video call

Seis de cada diez españoles utilizaría la telemedicina para resolver dolencias leves como un resfriado, dolores de estómago o erupciones cutáneas

© GettyImages

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la telemedicina es la prestación de servicios de atención médica por parte de los profesionales de la salud que utilizan tecnologías de la información y comunicación (TIC) cuando la distancia es un factor importante. O necesario en un escenario de pandemia como el creado por el coronavirus. Esta modalidad está en auge: ¿es válida para tratar todos los casos?

Esta vertiente se ha disparado con la llegada del Covid-19 debido a dos razones principales. La primera de ellas ha sido evitar el colapso con consultas que se pueden atender a distancia. Y la segunda es el miedo de los pacientes a acudir a los centros sanitarios por el riesgo que ello implica. No en vano, la consultora Frost & Sullivan cree que la medicina crecerá un 60 por ciento en 2020, mientras que Research and Markets apunta a un 80 por ciento.

Si centramos el foco en nuestro país, uno de los últimos estudios de Cigna asegura que casi el 60 por ciento de los españoles se decantaría por una consulta médica online si pudiera. Es más, seis de cada diez encuestados señalan que lo utilizarían para resolver dudas sobre patologías o síntomas leves como resfriados, dolores de estómago o erupciones cutáneas. Y es aquí donde surge la duda: ¿en qué casos es válida la telemedicina?

Young woman having online meeting with female healthcare person
Hay cuatro especialidades más propensas a la telemedicina y son dermatología, ginecología, oftalmología y cardiología©GettyImages

¿En qué casos sirve la telemedicina?

La web Doctoralia hizo una encuesta entre los profesionales sanitarios y los resultados determinaron que hay cuatro campos que destacan por encima del resto: dermatología, ginecología, oftalmología y cardiología. A ellos hay que añadir algunos casos de urología, endocrinología y neumología. Por otro lado nutrición y psicología son las especialidades no médicas que mejor funcionan a distancia.

  • Dermatología: el 90% de los casos podrían ser valorados con telemedicina porque los síntomas asociados suelen ser muy visibles.
  • Ginecología: es especialmente útil para el seguimiento de los embarazos y el puerperio, porque las mujeres tienen más fácil resolver con su médico las dudas que tengan.
  • Oftalmología: igual que ocurre con las consultas dermatológicas, el 90% de los pacientes que requieren atención oftalmológica pueden tratarse online.
  • Cardiología: el tratamiento telemático se ajustaría al seguimiento de pacientes crónicos con hipertensión o colesterol alto.
  • Urología: el 80% de los casos se pueden seguir a distancia.
Nurse writing in clipboard while using phone for video conference at clinic
La telemedicina permite llevar el control de enfermedades crónicas sin que el paciente tenga que desplazarse©GettyImages
  • Endocrinología: la telemedicina es una buena herramienta para controlar a los pacientes con dolencias crónicas (como la diabetes o las relacionadas con la tiroides) o para controlar trastornos como la diabetes gestacional.
  • Neumología: según Doctoralia, las consultas online relacionadas con el asma son muy habituales.
  • Reumatología: el 30% y el 50% de la actividad que se lleva a cabo en la consulta se puede hacer por vía telemática.
  • Nutrición: en este caso la telemedicina es posible si el paciente lleva el control de peso y hace las mediciones que indicadas por el especialista.
  • Psicología: las consultas a través de una videollamada permiten establecer el contacto visual y controlar la comunicación no verbal. La clave para que funcione es que haya confidencialidad, es decir, que la persona sepa que, aparte de su especialista, nadie la escucha.