Un respiro para el planeta: el confinamiento bajó las emisiones de CO2 más que la II Guerra Mundial

Los primeros seis meses de este año se emitió un 8,8 por ciento menos de dióxido de carbono que en el mismo período de 2019

3 Minutos de lectura

15 de Octubre 2020 / 14:10 CEST EUROPA PRESS

Fases de la desescalada del coronavirus

La disminución del tráfico, la cancelación de numerosos vuelos y el cierre de fábricas logró que se disminuyeran significativamente las emisiones de dióxido de carbono

© GettyImages

La primera mitad de 2020 vio una disminución sin precedentes en las emisiones de CO2, mayor que durante la crisis financiera de 2008, la crisis del petróleo de 1979 o incluso la Segunda Guerra Mundial.

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que en los primeros seis meses de este año, marcados por el confinamiento global debido a la pandemia del Covid-19, se emitió un 8,8 por ciento menos de dióxido de carbono que en el mismo período de 2019, una disminución total de 1551 millones de toneladas.

La ciudad de Los Ángeles
Convertida en una de las ciudades más contaminadas del mundo, Los Ángeles amaneció durante el confinamiento con un cielo mucho más limpio dejando incluso ver la nieve en los picos de las montañas de Santa Mónica©GettyImages

El innovador estudio no solo ofrece una visión mucho más precisa del impacto de Covid-19 en el consumo global de energía que los análisis anteriores. También sugiere qué pasos fundamentales se podrían tomar para estabilizar el clima global después de la pandemia.

“Lo que hace que nuestro estudio sea único es el análisis de datos meticulosamente recopilados casi en tiempo real”, explica en un comunicado el autor principal, Zhu Liu, del Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre de la Universidad de Tsinghua en Pekín.

“Al observar las cifras diarias compiladas por la iniciativa de investigación Carbon Monitor, pudimos obtener una descripción general mucho más rápida y precisa, incluidas líneas de tiempo que muestran cómo las disminuciones de emisiones se corresponden con las medidas de bloqueo en cada país. En abril, en el apogeo de la primera ola de infecciones de coronavirus, cuando la mayoría de los países cerraron su vida pública y partes de su economía, las emisiones incluso disminuyeron en un 16,9%. En general, los diversos brotes dieron como resultado caídas de emisiones que normalmente vemos solo en momentos puntuales como en días festivos como Navidad o el Festival de Primavera de China”.

El estudio, publicado en el último número de Nature Communications, muestra qué partes de la economía global fueron las más afectadas. “La mayor reducción de emisiones se observó en el sector del transporte terrestre”, explica Daniel Kammen, profesor y presidente del Grupo de Energía y Recursos y también profesor de la Escuela de Políticas Públicas Goldman de la Universidad de California, Berkeley.

Barcelona
Los malos humos también se marcharon de la ciudad de Barcelona, que vio reducida su contaminación hasta en un 75%©GettyImages

“En gran parte de las restricciones de trabajo desde el hogar, las emisiones de CO2 del transporte disminuyeron en un 40% en todo el mundo. En contraste, los sectores de energía e industria contribuyeron menos a la disminución, con -22% y -17%, respectivamente, al igual que los sectores de aviación y transporte marítimo. Sorprendentemente, incluso el sector residencial experimentó una pequeña caída de emisiones del 3%: en gran parte debido a un invierno anormalmente cálido en el hemisferio norte, el consumo de energía de calefacción disminuyó y la mayoría de las personas se quedaron en casa todo el día durante los períodos de cierre”.

Para pintar esta imagen integral y multidimensional, los investigadores basaron sus estimaciones en una amplia gama de datos: conjuntos de datos precisos y por hora de producción de energía eléctrica en 31 países, tráfico de vehículos diario en más de 400 ciudades en todo el mundo, vuelos diarios de pasajeros a nivel mundial, datos de producción mensual para la industria en 62 países, así como datos de consumo de combustible para las emisiones de edificios en más de 200 países.

Los investigadores también encontraron fuertes efectos de rebote. Con la excepción de una disminución continua de las emisiones derivadas del sector del transporte, en julio de 2020, tan pronto como se levantaron las medidas de bloqueo, la mayoría de las economías reanudaron sus niveles habituales de emisión de CO2. Pero incluso si se mantuvieran en sus niveles históricamente bajos, esto tendría un efecto bastante pequeño en la concentración de CO2 a largo plazo en la atmósfera.

Por tanto, los autores subrayan que la única estrategia válida para estabilizar el clima es una reforma completa del sector de la industria y el comercio.

“Si bien la caída de CO2 no tiene precedentes, la disminución de las actividades humanas no puede ser la respuesta”, dice el coautor Hans Joachim Schellnhuber, director fundador del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.

“En cambio, necesitamos cambios estructurales y transformadores en nuestros sistemas de producción y consumo de energía. El comportamiento individual es ciertamente importante, pero en lo que realmente debemos enfocarnos es en reducir la intensidad de carbono de nuestra economía global”.