La importancia del lenguaje en el coronavirus: así contagia nuestra forma de hablar

La Universidad de Montpellier y la de Princeton desvelan que el lenguaje y el tono aumentan la propagación

2 Minutos de lectura

01 de Octubre 2020 / 18:59 CEST

Selective Confinement Reinstated in Madrid

Varias consonantes oclusivas pueden provocar que las gotas de saliva recorran una mayor distancia

© GettyImages

El lenguaje puede influir en el riesgo de contagio por coronavirus. Así lo explica una investigación realizada por la Universidad de Montpellier (Francia) y la Princeton (EEUU), que ha sido publicada en la National Academy of Science (PNAS). Un estudio que no sólo ayuda a conocer cómo se propaga la pandemia, también arroja luz sobre la transmisión por parte de los asintomáticos.

Manouk Abkarian es uno de los implicados en el estudio y ha explicado a La Información  la influencia que tiene la forma de hablar en los contagios: ‘Una conversación con un asintomático entraña peligro, sobre todo, cuando se produce en un espacio cerrado porque no hay viento que limpie el aire’.

First Day Of Mandatory Use Of Masks In The Community Of Madrid
Cuanto más alto sea el tono de nuestra voz, más gotas expulsaremos y mayor será la distancia que recorran©GettyImages

Consonantes oclusivas

Es en este contexto donde las consonantes oclusivas, los fonemas que se pronuncian obstruyendo el aire y dejándolo salir después, entran en escena. Un buen ejemplo son las letras ‘p’ y ‘t’ ya que, según Abkarian, cada vez que las decimos es como una pequeña tos. Al pronunciarlas individualmente, primero cerramos los labios y cuando los abrimos generamos el sonido. Una expulsión que va acompañada de gotas de saliva capaces de recorrer hasta un metro de distancia.

Sin embargo, el riesgo llega cuando concatenamos varias de estas consonantes. La situación se agrava porque el flujo de aire que rodea a la persona toma el relevo y proporciona un impulso extra y el desplazamiento puede aumentar hasta los dos metros multiplicando el riesgo de contagio.

First Day Of Mandatory Use Of Masks In The Community Of Madrid
Los investigadores recomiendan que nos situemos a un lado para hablar con seguridad ©GettyImages

El tono

Por otro lado, el estudio también desvela que el tono de voz con el que se hablan los integrantes de una conversación también es importante: ‘El número de gotas aumenta a medida que se habla más fuerte, algo que también influye en la potencia del flujo ya que puede superar los tres metros de distancia’.

Así las cosas, la investigación aconseja que cuando se mantenga una conversación en un espacio cerrado durante más de 30 segundos, las personas implicadas deben ‘situarse a más de dos metros de distancia y a un lado, no delante los unos de los otros’.